Chef

El chef mexicano Irad Santacruz, busca incrementar el consumo de insectos entre la gente gracias a los beneficios alimenticios que estos animales ofrecen. / EFE

Así fue el reto de un chef mexicano que invitó a comer insectos

A oscuras y a ciegas, los comensales degustaron alimentos prehispánicos que han sido parte de la cocina mexicana por siglos

08 de febrero de 2018 11:41 am

Existe un lugar en México donde ir a comer puede resultar toda una aventura gastronómica y no precisamente por el costo de los platillos, lo exclusivo del lugar o la alta cocina, sino más bien, por la forma en que la gente se ve “obligada” a degustar los manjares poco convencionales que se ofrecen en este sitio.

Y es que con en el objetivo de romper tabúes, el chef mexicano Irad Santacruz decidió crear un sistema muy peculiar de comer insectos, para sensibilizar a las personas sobre el sabor de estos animales, los cuales son considerados por algunos el alimento del futuro.

Este método consiste en alimentarse en plena oscuridad y con los ojos vendados, con el propósito de que los asistentes puedan saborear los platillos cocinados por Santacruz, sin saber realmente qué clase de insecto están comiendo.

"El tapar sus ojos es para que puedan inmiscuir el oído, el tacto y el olfato, y al final vean que el producto está rico, aunque con los ojos no pueda ser visto de la mejor manera", señaló Santacruz a Efe.

Este reto sobre degustación que fue celebrado dentro del festival gastronómico "La Sazón del Claustro" en la Ciudad de México, tuvo la intención de crear conciencia entre los comensales para perder el miedo a comer insectos, ya que son alimentos que se preparan de manera higiénica para garantizar una experiencia única.

"El objetivo es sensibilizar en el consumo de insectos; sobre todo que vean el gran potencial de estos alimentos que siempre han estado presentes y vigentes en la cultura culinaria y la dieta del mexicano", explicó el cocinero de 34 años.

Según Santacruz, en México existen por lo menos 64 especies de estos animales que son comestibles y que de acuerdo a la temporada del año y la región pueden ser consumidos en mayor proporción.

Dentro de este festival culinario, los invitados recibieron 5 platillos diferentes que fueron preparados con el tradicional método mexicano del comal, que consiste en poner al fuego a los insectos para dorarse.

La degustación fue de la siguiente manera: primero se sirvieron los copaches, escarabajos de color negro intenso y rayitas naranjas; le siguieron los chumiles o jumiles, animales diminutos con sabor a manzana, canela y anís; se continuó con el ahuautle que es la hueva de la mosca acuática; posteriormente se comieron los denominados toritos, insectos pequeños que crecen en los árboles del aguacate y que asemejan su sabor a este fruto, y finalmente se terminó la degustación con los chapulines o saltamontes.

De acuerdo a Santacruz, los insectos son despreciados debido a su aspecto, pero en realidad "son los que menos efecto invernadero producen, los que menos agua consumen y los más nutritivos, incluso más que la carne" finalizó.

Con información de EFE

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x