Carnaval

Los disfraces y las máscaras representan una sátira a los españoles, ya que la palabra carnaval viene de burla de los nativos a la gente española. / EFE

Música, colorido y cultura prehispánica se fusionan en este carnaval de México

Esta festividad tiene el objetivo de dar gracias a los dioses indígenas de aquella región

30 de enero de 2018 12:39 pm

Un carnaval donde quiera que se presente será sinónimo de alegría, música, fiesta y baile. Y si además se fusiona con elementos de una cultura ancestral resulta por demás extraordinario, como sucede en la comunidad mexicana de Papalotla, en el estado de Tlaxcala.

En aquella localidad ubicada en el centro del país no hay más que calles coloridas, con elegantes trajes, máscaras talladas de la región y un sinfín de alegría tras el comienzo del festival cultural Atltepeilhuitl.

Este carnaval que inició el pasado domingo, tiene una duración de un mes y destaca entre muchas festividades mexicanas por el gran mensaje de combinar los elementos de una festividad con las tradiciones prehispánicas de la región.

El objetivo de esta celebración comienza a partir de un ritual prehispánico, en el que diferentes y coloridos danzantes dan gracias a sus dioses y les piden que sean proveídos con agua para el éxito de sus cosechas.

Según los datos de la Asociación Cultural Atltepeilhuitl, este carnaval que congrega cada año a miles de espectadores, tiene el objetivo de conservar la identidad de esta festividad prehispánica desde hace 13 años.

"Nuestros antepasados realizaban este ritual antes de la llegada de los españoles para pedir agua y que las cosechas fueran abundantes. Con la llegada de los españoles esta festividad se canceló, la prohibieron", señaló Primitivo Morales, profesor de secundaria de la comunidad de Papalotla a Efe.

Sin embargo, con el paso de los años, la religión católica decidió rescatar este ritual y lo incorporó a la celebración del carnaval, un hecho por el cual las personas de la región se muestran agradecidos, debido a la importancia de preservar estas tradiciones y rescatar los valores de la cultura mesoamericana.

En este carnaval, siete camadas o grupos de danzantes de diferentes estados de México son las que participan, cada una con su atuendo característico abriéndose paso por el camino de incienso. El número de integrantes de cada camada varía, aunque oscila entre los 20 y hasta 50 danzantes.

El traje típico de los danzantes de Papalotla es de un charro y representa la madre naturaleza. Usan una capa bordada con rosas que representa la fertilidad de la tierra; las plumas del sombrero hacen alusión a las nubes, y las chaquiras y lentejuelas simbolizan gotas de lluvia y los manantiales.

Sin embargo, más allá de esta emblemática vestimenta, lo más característico de estos trajes son las máscaras, talladas a mano en madera. "Las máscaras tienen rasgos finos, representan la fisonomía de los españoles", dice Eron Lara Rojas, un artesano que lleva 13 años dedicándose a la elaboración de máscaras y trajes de carnaval.

De acuerdo a Eron, la fabricación de estas máscaras requiere de una gran labor, ya que tardan alrededor de diez días en confeccionarla y los precios rondan entre los $135. Lara Rojas declaró que sus artesanías más caras y laboriosas son los sombreros de plumas de ganso, que alcanzan hasta los $811. En total, un traje para esta festividad puede llegar a costar $1,350, un precio que los danzantes están dispuestos a pagar cada año.

Con información de EFE

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x