Costa Rica

Fueron recuperadas en Venezuela. / EFE

Un tesoro arqueológico es recuperado y regresado a Costa Rica

Se trata de 196 piezas precolombinas que fueron decomisadas en Venezuela

18 de enero de 2018 04:46 pm


Costa Rica celebra la recuperación de una importante colección de piezas arqueológicas que fueron confiscadas y custodiadas en el vecino país de Venezuela, lo que representa la mayor repatriación de este patrimonio en la historia del país.

 Las autoridades culturales del país centroamericano agradecieron la cooperación del gobierno venezolano por el apoyo que brindó en la recuperación de una invaluable colección de 196 piezas arqueológicas precolombinas.  

La colección llegó a Costa Rica el pasado 5 de enero y una parte de ella fue mostrada en una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes varias personalidades del mundo político, encabezados por el presidente del país, Luis Guillermo Solís.
 
El canciller Manuel González; la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán; y la directora del Museo Nacional, Rocío Fernández, también estuvieron presentes en el evento.

"Hoy Costa Rica está más completa. Con el regreso de estas piezas del patrimonio se llena de parte de sí que no estaba con nosotros, es como si la República tuviera un poquito más de cuerpo porque hemos recuperado expresiones de talento, de ciencia, de la cosmovisión de nuestros pueblos precolombinos", afirmó el presidente Solís.

El presidente lamentó que esta colección estuviese durante tantos años fuera de Costa Rica y que haya sufrido "vejámenes en manos de quienes ilegalmente se apropiaron de esta importante parte de nuestra historia".
 
"Como historiador más que como presidente, creo que recuperar estas piezas forma parte de algo más que un acto de reparación jurídica, es una acción muchísimo más trascendente: Estamos recuperando hoy parte del alma nacional", manifestó.
 
El Gobierno costarricense agradeció al de Venezuela por haber custodiado las piezas y haber colaborado para lograr una repatriación exitosa, proceso que se extendió por 7 años y que incluyó varias inspecciones y estudios de arqueólogos costarricenses para confirmar el origen y la autenticidad de las obras.
 
Por el tamaño y el peso de las piezas, las autoridades costarricenses creen que fueron sacadas del país vía marítima en la década de los 70 del siglo pasado por una familia de origen estonio de apellido Mannil, que aún tiene propiedades en Costa Rica.
 
Las primeras 57 piezas de esta colección fueron decomisadas por las autoridades de Venezuela en 2009 en la aduana de La Guaira, en Caracas, cuando iban a ser trasladadas a Estados Unidos, y el lote restante fue confiscado en una casa de la familia Mannil en Caracas en los años 2014 y 2015.
 
Las piezas son originarias de varios pueblos y zonas indígenas de Costa Rica como la zona Central, la Atlántica, el Pacífico Norte y Diquís (sur).
 
Entre estas obras hay dos esferas de piedra, estatuas de piedra, vasijas de barro, ocarinas, metates de piedra (para moler maíz), así como diversas representaciones del hombre, de la mujer, y de animales como el jaguar y el águila arpía.
 
"Hoy es un día muy particular para el Museo Nacional porque significa presentar a la sociedad una recopilación de piezas que nos ha llevado un esfuerzo mancomunado a diferentes instancias del gobierno a lo largo de 7 años", expresó la directora el Museo.
 
El Museo Nacional ha calificado como "invaluable" esta colección arqueológica, ya que son piezas únicas, pero según calcula, en el mercado negro internacional una sola estatua de piedra puede llegar a costar al menos $40,000.
 
La colección será estudiada a profundidad por los expertos del Museo Nacional y parte de ella será exhibida al publico próximamente.
 
Con información de EFE

Cargando...

Continuar

Publicidad

x