Foto

Josh Morris y Morgan Daye se encontraron con temperaturas de 25ºF, pero ni el clima les impidió posar para obtener fotos maravillosas. / Facebook / Kellie Elmore Creative

Una pareja de novios decidió “congelar su amor” en estas cataratas

La fotógrafa Kellie Elmore logró plasmar imágenes como sacadas de una película

16 de enero de 2018 12:07 pm

Muchos son los momentos que marcan el camino de una vida en pareja y que con el pasar de los años quedan plasmados de manera significativa. Una de estas ocasiones especiales fue registrada por medio de una sesión fotográfica que literalmente dejó congelado el amor de un par de novios.

Y es que una pareja de Tennessee se quedó con la boca abierta, cuando la fotógrafa Kellie Elmore decidió enmarcar su sesión de fotografías nupciales frente a la cascada congelada de Bald River Falls, en Tellico Plains, con un clima gélido.

En un principio, la pareja de novios había planeado tomar sus fotos frente a estas cataratas con un clima menos frío, pero durante el fin de semana se presentaron heladas en la zona que terminó por congelarlas.

Ante el espectáculo natural del cual formaron parte Josh Morris y Morgan Daye, Kellie Elmore confesó al sitio boredpanda.com que nunca llego a pensar que existiría una escenografía tan majestuosa para realizar sus fotografías.

“Josh y Morgan quisieron desde el principio hacer las fotos en las montañas y alrededor de las cataratas. Es una zona preciosa y refleja lo que los unió: su interés por el aire libre, la naturaleza y el senderismo. Aunque ella quería hacerlo un poquito más glamuroso” declaró.

Se dio a conocer que esta pareja de novios encontró temperaturas heladas de 25ºF cuando llegaron a pie para descubrir lo bonitas que estaban.

“No lo sabíamos cuando planeamos la sesión de fotos, pero unos días antes supimos a través de las redes sociales que las cataratas estaban congeladas. Lo que no esperábamos era ver lo increíble que eran cuando llegamos al lugar” explicó Kellie.

Sin embargo, esta oportunidad tuvo sus riesgos, debido a que la feliz pareja debió cerciorarse que el hielo estuviera estable para mantenerse en pie sobre el agua congelada, principalmente porque había docenas de personas que se encontraban en el lugar tomando fotos.

Esta sesión de imágenes resultaron de manera curiosa, el polo opuesto de cómo se comprometieron.

"Estábamos en la playa. Me llevó al agua. Él no podía haberlo planeado más perfecto. El sol se estaba poniendo. Las olas eran perfectas. Había dos delfines frente a nosotros", recordó Daye.

Para su fortuna, todo se alineó a la perfección para dar paso a una sesión de fotos única y memorable.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x