niño

Wang Fuman llegando a su escuela cubierto por una capa de nieve en el cabello y con las mejillas enrojecidas por el frío. / www.thepaper.cn

La conmovedora imagen de un pequeño con el cabello congelado le dio la vuelta al mundo

La foto difundida del pequeñín se ha convertido en un símbolo de perseverancia a nivel mundial

12 de enero de 2018 05:45 pm

Ni las impresionantes heladas con temperaturas bajo cero, ni una distancia mayor a las 2.5 millas representan un impedimento para Wang Fuman, un niño de ocho años que emprende un viaje diario de una hora y media para ir a la escuela.

Este pequeño héroe se convirtió en todo un símbolo de la perseverancia a nivel mundial, luego de unas imágenes difundidas por su profesor, quien buscó divulgar la hazaña que día a día libra este niño.

En las imágenes que ya circulan por las redes sociales y que, dicho sea de paso, se han convertido en un tema viral, se puede apreciar a Fuman cubierto por una capa de nieve en el cabello y con las mejillas enrojecidas por el frío.

Se pudo saber que Wang se cubre de las inclemencias del clima con una ropa muy fina y delgada, pero a pesar de todo nunca falta a clase.

Debido a estas adversidades, el maestro de la escuela primaria de Zhuanshanbao, ubicada en el poblado de Xinjie, al sur de la provincia de Yunnan, en China, decidió tomar la foto y enviarla al portal Thepaper.cn quien se encargó de recibir las imágenes y difundirlas a nivel mundial.

Otras de las fotografías publicadas por el portal presentan las manos resecas y muy lastimadas del niño, que bien podrían asociarse a las de una persona mayor. Se sabe que Wang ni siquiera tiene guantes para protegerse del aterrador frío.

Ante lo evidente de las imágenes, miles de personas han manifestado su apoyo a Fuman, por lo que se han dispuesto a realizar donaciones que incluyen ropa de invierno y uniformes escolares para que pueda aminorar de alguna manera las temperaturas gélidas de la región.

Autoridades locales también pusieron de su parte y comenzaron una campaña para recibir todas las donaciones que puedan ayudar a Wang, y otros niños pobres de la zona.

Se sabe que el pequeño Wang vive con su abuela y una hermana mayor en una casa hecha de barro y un techo cubierto de paja. Sin embargo, el gobierno local habilitará una casa para ellos, que está mucho más cerca del colegio

Wang Fuman forma parte del grupo de los “niños abandonados”, aquellos que no viven con sus padres porque estos trabajan en ciudades lejanas a sus hogares.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x