Cristo

Miles y miles de personas acuden a ver al Cristo Negro durante su procesión en Manila, capital de Filipinas. / AP

El Cristo Negro, una pasión que estremece a Filipinas

Cada año congrega a más de un millón y medio de feligreses

10 de enero de 2018 06:06 pm

Dicen que la fe representa, entre otras cosas, la creencia firme en que algo bueno va a ocurrir o en su defecto, que nada malo sucederá. Es la convicción del alma de saber que existe algo más allá, que vela por nuestros sueños, que nos da buena suerte, que nos cuida y nos empuja

Es así que esta devoción permea en millones de personas en todo el mundo, como es el caso del Nazareno Negro, el Cristo de los pobres, que congrega año con año a más de un millón y medio de filipinos.

Descalzos, hambrientos, heridos, no importa cómo, lo verdaderamente trascendental es acompañarlo en su procesión, aún y con las avalanchas de feligreses que llegan a Manila, la capital. 

"El Nazareno Negro es el patrón de los humildes, es moreno como nosotros y obra todos los milagros que le pedimos", expresó el devoto "Daddy" Amen, fundador de una de las principales cofradías de la iglesia de Quiapo, a la agencia Efe. 

Esta hermandad cristiana cumple con la labor de cargar en un camión, una réplica del Cristo Negro, donde reciben durante un recorrido de 1.8 millas, pañuelos, toallas y camisetas que les da la gente para que sean frotadas en la piel de madera oscura, la túnica o la cruz de la imagen para luego devolverse y así las plegarias sean atendidas. 

"Antes llegué a rozar el Cristo alguna vez, pero en los últimos años ni siquiera me puedo acercar porque es peligroso", explicó Jani Alejandro, de 49 años, que no se ha perdido ni una sola edición de esta congregación desde 1987. 

No importan las altas temperaturas o las inclemencias del clima, tampoco los golpes, sacudidas y empujones, ya que son muchos los que se conformaban con tocar las cuerdas de "las andas" (Tablero sostenido por dos barras horizontales para transportar, imágenes y personas).

De acuerdo con la policía de Quiapo, varios cientos de personas sufrieron desmayos, un total de 262 resultaron heridas ocasionadas por diversas circunstancias.

El enfermero James Yu señaló que los fieles presentan de manera común tras estas multitudinarias reuniones, cuadros de asfixia, insolaciones, contusiones, torceduras y objetos clavados en los pies descalzos. Además, se enfatizó que año tras año se despliega un equipo médico con decenas de ambulancias a lo largo del recorrido.

"En ocasiones las avalanchas producen huesos rotos, hemorragias internas e incluso ataques cardíacos, así que tenemos que estar preparados para llevar a los heridos rápidamente al hospital", agregó Yu.

La historia del Nazareno Negro proviene de los primeros años de la colonización española a Filipinas. Se sabe que fue tallada en México y llevada por un galeón desde Acapulco para llegar a Manila en mayo de 1606. Durante el traslado, el barco se incendió muy cerca del archipiélago, por lo que las llamas dieron a la obra cristiana el tono obscuro de la piel.

Con información de EFE

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x