familia brasileña

Familias indígenas en la Amazonia brasileña se ven en peligro de muerte constantemente por la disputa de territorios. / EFE

La tierra donde nadie ama a nadie

En la Amazonia brasileña las personas se juegan la vida para defender sus territorios

26 de diciembre de 2017 12:36 pm

La vorágine por el crecimiento y desarrollo de las grandes ciudades, y en épocas más recientes en las zonas conurbadas no se detiene. Tan monstruosa es la ambición del hombre que ahora comunidades indígenas en Brasil se ven en la necesidad de arriesgar sus propias vidas para evitar que actos como la deforestación les quite lo que ha sido suyo por siglos.

Un ejemplo de esta lamentable situación se vivió en la aldea Nabecob Abalakiba, de la tribu Suruí, donde la profesora indígena Elisângela Dell-Armelina, electa como la educadora del año en el país, sufriera un atentando el pasado 30 de noviembre por defender los derechos de territorio de su pueblo.

De acuerdo a las investigaciones, pistoleros supuestamente bajo las órdenes de madereros de la región, dispararon contra la maestra y su esposo cuando la pareja se movilizaba en una motocicleta para llegar a la aldea, como una represalia por la reciente expulsión de un grupo de trabajadores de madera que estaban derribando castañares.

El cacique Anine Suruí, suegro de la profesora, declaró en la lengua paiter-suruí que esta disputa lleva décadas, pero se ha incrementado por el malestar de los madereros, mineros y hacendados por una naciente cooperativa agrícola en la aldea, administrada por los propios indígenas.

"Esa es mi vida. En el pasado perdí a mi hermano de la misma forma (asesinado) y siento mucho esto que está pasando ahora, porque iba a perder a mi hijo y a mi nuera también de la misma forma, por esa lucha", contó el cacique, traducido al portugués por su hijo Roberto Suruí a la afencia Efe.

El líder de la comunidad agregó que la lucha por la disputa y defensa de las tierras es algo que va de generación en generación, ya que "los blancos ven a los indios como si no fueran nada, como si fueran animales, y quieren atropellar la cultura, la vida y la familia del indio".

"Siempre le doy consejos y ejemplo a mis hijos diciéndoles que aquí nadie ama a nadie. Ellos tienen que aprender eso, convivir con esa vida para luchar y pelear por ellos", apuntó.

Para la profesora Elisângela, esta situación es algo que no sólo se vive en su comunidad, ya que otras tribus de la Amazonia brasileña lo sufren día a día, debido a que esta región es un pulmón del planeta codiciado por explotadores.

"Duele saber que (el atentado) es por lo que nosotros idealizamos, por lo que las comunidades sufren (...) Aún es posible acabar con la vida de alguien por causa de eso y eso me deja en estado de conmoción", manifestó la maestra. 

Según información del Ministerio Público y el católico Consejo Indigenista Misionero (Cimi), existe un aumento y "riesgo de genocidio" de indios en Rondonia, después de la inminente llegada de madereros y criadores de ganado en la tierra indígena de Karipuna, localizada entre la capital regional Porto Velho y el municipio de Nova Mamoré, por lo que piden a las autoridades refuerzos y recursos para buscar salvaguardar las vidas y a sus vez las tierras que están en peligro por estos actos delictivos.

Con información de EFE.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x