Museo

En el interior del inmueble numerosas vitrinas exhiben un universo de color y fantasía. / EFE

Este museo lo habitan 800 marionetas de todo el mundo

Se trata de la colección más importante de América Latina, pero ha perdido popularidad

21 de diciembre de 2017 05:18 pm

Buenos Aires – Si de pequeño te gustaban las marionetas, e incluso de grande te siguen agradando, definitivamente tienes que conocer el Museo Argentino del Títere, ubicado en Buenos Aires, Argentina.

Es en ese lugar donde se encuentra la colección de marionetas "más importante de América Latina", aunque en la actualidad no goce de la popularidad que alguna vez soñaron sus fundadoras.

El museo abrió sus puertas en 1995, aunque ya existía como entidad itinerante, a través de la que sus impulsoras, Mane Bernardo (1913-1991) y Sarah Bianchi (1922-2010), llevaron sus títeres por todo el país y crearon escuela.

Hoy la institución contabiliza "unos 800 muñecos de diferentes técnicas titiriteras" procedentes de países de América, África, Europa, Asia y Oceanía.

Entre ellos se encuentran los famosos "pantomanos", una especie de pantomimas que daban muestra de su habilidad con los dedos y con las que llegaron a simular incluso un “striptease” que, en la época, fue censurado.

Antonio Eduardo Depiano, director del museo, señaló a EFE que se trata de "la colección más importante de Latinoamérica porque, además de todo lo que está expuesto, hay otros tantos muñecos que están guardados en baúles por obras, con sus libretos y personajes".

Asimismo, cuenta con una biblioteca especializada con más de 500 títulos, una colección de 250 obras plásticas de Mane Bernardo, teatrillos y afiches internacionales.

Dos marionetas europeas del siglo XVIII y dos títeres de guante pertenecientes al poeta y titiritero español Federico García Lorca se erigen como las joyas de la corona de esta colección "única".

En el interior del inmueble numerosas vitrinas exhiben un universo de color y fantasía con forma de muñecos, que se reparten en tres salones: internacional, nacional y latinoamericano.

La entidad mantiene su prestigio y "cuando viene de países latinoamericanos algún grupo de titiriteros, lo primero que quieren es poder hacer una función acá", remarcó Depiano.

Sin embargo, reconoció que el museo necesita una remodelación muy importante, pero por ahora pospone sus arreglos por falta de presupuesto.

La institución siempre estuvo cubierta económicamente por los premios y condecoraciones de Bianchi, la figura "convocante" aseguran, y desde su muerte en 2010 el museo fue olvidado por muchos.

En la actualidad su único sustento son las visitas guiadas, la "magra" recaudación de los espectáculos de títeres para niños y adultos que ofrecen en su auditorio y subvenciones muy puntuales.

"Lo que podemos generar nosotros durante el curso de un año es para mantener, pagar algunos impuestos y nada más. Necesitamos un apoyo importante", afirmó el director.

Precisamente para dar a conocer el legado de Bernardo y Bianchi, acaban de presentar el libro 'Museo Argentino del Títere como Patrimonio Cultural de la Ciudad.

En él narran la historia del museo a través de sus fundadoras, con fotografías que van mostrando lo más destacado de la exposición y con comentarios de personalidades del ambiente titiritero, en una edición de coleccionista.

La directiva del museo pone todas las esperanzas en este proyecto y en un 2018 que acerque nuevos colaboradores y amantes del títere a la entidad.

Con información de EFE.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x