Tucker West

El joven se prepara para su próxima carrera deportiva. / Facebook Tucker West

Un empresario construyó su propia pista de trineo para su hijo

Lo que comenzó como un gusto se ha convertido en una forma de vida

17 de noviembre de 2017 04:53 pm

Todo padre está dispuesto hacer todo por el bien de su hijo, no importan las barreras que tengan que derrumbar con tal de verlos felices y realizados, y más si se tienen los recursos como Brett West, un poderoso empresario estadounidense que mandó a construir una pista de trineo en el patio de su residencia, luego de ver lo emocionado que se puso Tucker, su hijo de seis años, cuando disfrutaban los Juegos de Invierno de 2002.

El pequeño en ese tiempo no hacía otra cosa que imitar a los atletas que iban en su trineo. Su cara reflejaba esa emoción de estar dentro de la competencia invernal. Su imaginación, como todo niño, lo hacía sentir el frío del hielo. 

Al saber el gusto que despertó ese deporte en Tucker, sin dudarlo West mandó a construir su propia pista de trineo con todo y nieve en la parte trasera de su residencia en la localidad de Ridgefield, Connecticut, que cuenta con cinco dormitorios y salas de baño.

Y aunque al principio pudo parecer una locura y excentricidad, ahora queda demostrado que realmente sirvió para impulsar la carrera de su hijo, quien se prepara para competir en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno 2018, en Pyeongchang, Corea del Sur.

La pista fue construida en un terreno de 164 yardas. Tiene 485 pies de largo, y cuenta con una caída vertical de 38 pies, lo que genera una velocidad máxima de alrededor de 37 millas por hora, según publica el diario New York Post.

La mayor parte fue construida con madera. Tiene un sistema automático para mantener el hielo en una temperatura adecuada para deslizarse en el trineo, incluso en las condiciones más adversas.

Así fue como el niño comenzó con sus entrenamientos de carreras en trineo sobre nieve. Cada tarde se deslizaba teniendo como marco los grandes árboles y hojas secas. Era toda una aventura. 

Para él, no era solo un pasatiempo, sino que lo convirtió en una forma de vida. 

A pesar de estar en una propiedad privada, la pista personal de Tucker está abierta al público que puede disfrutar de esa aventura de arrojarse en el trineo o simplemente observar a los valientes visitantes. 

El interés y apoyo del empresario por su hijo rindieron frutos. Y a sus 18 años, Tucker se convirtió en el integrante más joven de la selección de trineo de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi en 2014, Rusia.

"Solo de entrar con el equipo a esa edad fue un gran logro", confesó West.

Actualmente Tucker, de 22 años, se prepara para competir en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur. Además de participar en la primera Copa del Mundo de la temporada, que se realiza en Innsbruck, Australia. 

Ahora que el joven atleta ha emprendido el vuelo con sus entrenamientos, su padre ha puesto a la venta la mansión por un monto de $3.5 millones y no solo ha llamado la atención por el elevado costo, sino por ser la única residencia que cuenta con pista de trineo privada. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x