Bebé

La pequeña peso apenas 14.5 onzas al nacer y recibió cuidados especiales. / Archivo

El bebé más prematuro del mundo logra sobrevivir

Se trata de una niña que nació a las 21 semanas y cuatro días de gestación

09 de noviembre de 2017 08:36 pm

Courtney Stensrud y su esposo son padres de una niña que logró sobrevivir contra todo pronóstico al nacer a las 21 semanas y cuatro días de gestación y pesar tan solo 14.5 onzas. Para ellos su hija es un milagro de vida y para los médicos un caso único. 

Ningún pronóstico le daba esperanzas de sobrevivir. Incluso las sociedades de Pediatría y Obstetricia en Estados Unidos, no tenían documentado ningún caso de un neonato que haya sobrevivido con 21 semanas de gestación.

Para los especialistas, 22 semanas de gestación es el límite para que los bebés puedan sobrevivir.

Pero Courtney, de 35 años, no pudo llegar ni siquera a las 22 semanas de embarazo tras presentar ruptura prematura de membranas y corioamnionitis (una infección de la placenta y el líquido amniótico). Así que entró de inmediato en trabajo de parto.

Al nacer la bebé, Stensrud la sostuvo entre sus brazos, sus latidos eran casi imperceptibles, sus ojos aún no podía abrirlos.

"Cuando estaba sosteniendo a mi bebé entre mis brazos, pensé que podría sobrevivir. Lo sentí en mi corazón ", comentó Stensrud al diario Today.

El equipo médico le dijo  que no había nada que hacer, que no lograría sobrevivir. Pero la mujer no lo podía aceptar y le pidió que la reanimaran.  

Para Kaashif Ahmad, el neonatólogo, del Methodist Children's Hospital en San Antonio, Texas, que estaba a cargado de la situación, era algo casi imposible lo que le pedía la madre de la bebé, pero tras escuchar sus suplicas, decidió asistir a la recién nacida.

Siguieron todos los protocolos. Le colocaron un calentador para elevar la temperatura de su cuerpo. También le pusieron unos tubos para darle respiración. Para sorpresa de los médicos, la pequeña comenzó a responder, pasó de un color azul a uno rosado, explica Ahmad a la revista Pediatrics, que recientemente dio a conocer el caso.

 Ahora la menor, que vive en Texas, tiene tres años y disfruta de una salud como la de cualquier otro niño de su edad. Solo que por haber nacido prematura su talla es menor. 

Aunque la hija de Stensrud logró sobrevivir, Ahmad dice que no se puede afirmar que un bebé nacido a las 21 semanas y cuatro días tiene esperanza de vida.

"Tenemos que ser muy cautelosos sobre la generalización de un buen resultado para una población más grande", dijo Ahmad en la revista Pediatrics. 

Stensrud dice que ha accedido a compatir su historia, pero no por ella ni por su bebé, si no por las mujeres que se encuentren en una situación similar, para que tengan fe y esperanza de que sus bebés pueden sobrevivir.

No quiso revelar el nombre de su hija, ni compartir foto reciente de la pequeña.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x