Panaderos Harvey

Tres de los panaderos que amasaron para las víctimas del huracán. / El Bolillo-Facebook

Los panaderos de Harvey: atrapados por el huracán, hicieron pan para las víctimas

Un grupo de mexicanos tuvo que refugiarse en su lugar de trabajo y pusieron manos a la obra para ayudar a otros.

31 de agosto de 2017 04:15 pm

Fueron dos días de stress, de angustia, de ver la furia del huracán y el agua a su alrededor. Pero eso no los amedrentó. Un grupo de cuatro panaderos en Houston, Texas, pusieron manos a la obra para ayudar a las víctimas de Harvey, mientras estaban ellos mismos atrapados en su lugar de trabajo.

La semana había sido agitada. Los panaderos de El Bolillo Bakeries habían horneado el pan que cientos de vecinos compraron ante la llegada del huracán Harvey que impactó Texas la semana pasada.

El sábado 26, cuando estaban listos para regresar a sus casas, Harvey se interpuso en su camino y, aunque ya habían recorrido parte del trayecto, debieron regresar a la tienda ante las crecidas del río. El agua había tomado las carreteras y los panaderos solo conocían un refugio seguro: la propia panadería.

Con la ansiedad a flor de piel, los trabajadores, de origen mexicano, amasaron cientos de piezas de pan, las hornearon y las acomodaron en la tienda.

Bolillos (un pan para sándwich mexicano), kolaches (pastel de origen checo relleno de frutas) y pan dulce crujieron en el horno de la panadería que no perdió el suministro eléctrico durante el azote de Harvey, lo que les permitió trabajar a todo vapor.

Brian Alvarado es el manager de la panadería. Según contó a varios medios, como el The Washington Post, calcula que sus compañeros hornearon unos 3,000 panes y amasaron otros 1,000 que colocaron en los racks para enfriarlos. Los mexicanos utilizaron 4,400 libras de harina en su maratón panadera.

“Ellos simplemente no pudieron manejar el stress y necesitaban hacer algo, así que hicieron pan”, dijo Alvarado a The Washington Post. “Ellos estaban pensando en los demás e hicieron pan para la comunidad”, agregó.

El lunes, cuando el dueño de la panadería, Kirk Michaelis, logró regresar a la tienda se encontró con los héroes del trigo y enviaron las piezas a viarios refugios y a una estación de policía cercana.  

Durante las noches que pasaron en la panadería, los mexicanos improvisaron camas con sacos de harina y durmieron en el suelo.

Las fotos que El Bolillo publicó en su cuenta de Facebook fueron vistas por miles de personas y compartidas otras tantas.

“Dios los bendiga, yo me imagino a ustedes confiando en Dios que todo estaría bien. Sin ningún temor se pusieron a trabajar pensando solo en esa bendición para todos los refugiados. Dios los bendiga mucho”, escribió Vicky Telles, una usuaria en la cuenta de El Bolillo.

Por su parte, Roberto José Morales, otro usuario, festejó la hazaña de los panaderos: “Qué linda es la gente. Latinos muy trabajadores gracias a Dios. Felicidades amigos”. 

Conmovido por el gesto, el dueño de El Bolillo abrió una cuenta en el sitio GoFundMe para recaudar dinero para ayudar a sus empleados quienes, mientras amasaban para las víctimas, sufrieron daños en sus autos y en sus casas. Hasta el momento han recibido 3,980 dólares en donaciones.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x