Joe Cruz, diseñador de ropa para luchadores

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

¿Quién viste a los luchadores en la Isla?

Joe Cruz lleva años preparando la ropa de la gran mayoría de los protagonistas del ring

11 de julio de 2017 08:26 am

Por: Zorian Chacón O’Farrill | [email protected]

Un día en la vida de José Cruz empieza a las diez de la mañana y acaba a las tres de la madrugada. Diecisiete horas dedicadas a la confección de vestimenta para luchadores, del patio e internacionales.

Joe Cruz, como le conocen, comenzó a hacer su propio vestuario cuando todavía luchaba como “El impostor” en el 1983 o más tarde como “El Verdugo”.

Los primeros encargos no tardaron en llegar. Hasta que fue tanto el trabajo que tuvo que elegir entre el cuadrilátero o la confección de ropa para sus colegas luchadores.

Ampliar

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

“No pensé en dedicarme a hacer ropa ni a vivir de esto. Pero según llegaron los clientes y se fueron sumando, pues me mantenía ocupado todo el tiempo”, dijo Cruz.

No recuerda a cuántos profesionales ha vestido, pero sí que sus creaciones han llegado hasta los ensogados japoneses.

También que sus primeros intentos con las telas fueron por tratar de hacer una máscara, motivado por la fascinación que tenía de niño con “El Santo, el enmascarado de plata”.

Ampliar

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

“Aprendí costura porque en los años setenta, como yo levantaba mucha pesa y los pantalones eran estrechos, tenía que comprar pantalones grandes para después entallarlos”, recordó.

Después de unos años combinando la práctica en el ring con la creación de pantalones, botas y chaquetas, en 1999 decidió dedicarse de lleno a acentuar las personalidades de los luchadores a través del vestuario.

Ampliar

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

Apolo fue el primer luchador que utilizó las creaciones de Cruz. Después otros nombres reconocidos como Ricky Banderas, Savio Vega y El Chicano.

“Ya he trabajado a la gran mayoría de luchadores aquí en Puerto Rico”, comentó.

Para hacer ropa que sea resistente a los saltos, las llaves y los golpes, Cruz utiliza -casi siempre- lycra, charol y cuero.

Ampliar

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

Aunque las vestimentas han cambiado con el paso del tiempo.

“Antes eran de colores sólidos. Ahora no. Ahora hay muchos colores. Hay mucha textura”, sostuvo Cruz.

“Ha cambiado mucho. Antes el luchador subía al ring con una trusa o un traje de baño que solamente tenía letras del nombre o no tenían diseños”, añadió.

Cruz señala que ahora los luchadores son más exigentes con sus vestuarios y que las piezas llevan tantos detalles que a veces tarda hasta tres días en un pantalón.

“Me piden unos diseños que son completamente diferentes a lo que se hacía antes. Me han llegado a pedir que utilice fotos para pegarlas al vestuario”, explicó.

Ampliar

Para ÍNDICE / Jorge Ramírez

Reconoce que el vestuario es parte fundamental de la impresión que crea un luchador desde el momento en el que sale a un encuentro.

“Es en lo primero que la gente se fija cuando sales de la cortina y más si es la primera vez que la gente te ve. Es lo que crea expectativas. Ya en el ring tienes que probar que eres bueno”, dijo Cruz.

¿Alguna vez has extrañado el ring de lucha?

Cuando eres luchador o has conocido la lucha libre y te has subido a un ring, tú eres luchador para toda la vida. Eso se lleva en la sangre. Cuando se lucha en una compañía profesional se extraña mucho lo que es el aplauso del público o que te griten en contra. Hace falta.

¿Te atreverías a subirte a un ring otra vez?

No estoy en condiciones completamente, pero sí me atrevería a subir de nuevo porque lo que bien se aprende, no se olvida. Tampoco voy a ser el mismo luchador de hace 15 años porque le tiempo pasa, pero sí me atrevería. Además la lucha libre era más dura de lo que es ahora.

¿Qué piensas de la lucha libre que se hace en Puerto Rico?

Creo que la diferencia es que antes el luchador quizás no hacía tantas maromas, pero sabía envolver al público.

Cruz además opinó que lo que necesita la escena en la Isla para lograr la gloria de antaño es alguien que invierta dinero aún sabiendo que podría perder.

Mencionó, también, que esa actitud fue lo que llevó a Víctor Quiñones a tener éxito con la International Wrestling Association (IWA).

“Creo que también se necesita traer extranjeros. Al público le gusta que le llenen el ojo y saber que los luchadores de aquí están compitiendo con otros de afuera, eso le hace bien al deporte y al negocio”, sostuvo el exluchador.

“Las compañías están tratando de levantarse sin dinero. Yo quisiera que pudieran hacerlo para que los muchachos tengan donde trabajar y demostrar su talento. Que eso les sirva de escalón para que puedan salir de Puerto Rico”, añadió.

Cruz reconoce que el cansancio pasa factura y que en ocasiones se queda dormido sobre una máquina de coser, aunque no se arrepiente de hacer lo que le gusta y muchas veces desearía que el día tuviera más horas para continuar su trabajo.

“Me gusta. Me divierto. A veces me preocupa pensar hasta cuándo podré seguir trabajando, pero el tiempo dirá”, comentó.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x