Ricardo Olivero, Jerano “Tuto” Marchand y Julio César Torres

De izquierda a derecha: Ricardo Olivero, Jerano “Tuto” Marchand y Julio César Torres. / Para ÍNDICE / Vanessa Serra

Jenaro “Tuto” Marchand, una figura clave en “Nuyorican Básquet”

El documental cuenta la historia de la Selección Panamericana del ‘79

30 de junio de 2017 07:38 am

Por: Katefrans Flores Sanabria | [email protected]

“Yo no tengo alguna sola memoria en que el baloncesto no estuviera en mi vida”, contó Jenaro “Tuto” Marchand recordando que han pasado casi seis décadas desde que se consagró a las canchas de este País.

A sus 82 años, Marchand recorre sus memorias hasta encontrar sus primeras experiencias en la cacha de baloncesto de El Falansterio en Puerta de Tierra, residencial que lo vio crecer.

“Mi padre (Jenaro Marchand) contribuyó mucho a que me desarrollara, era quien me llevaba de la mano. Si el camino se hizo fácil fue por él”, dijo Marchan reviviendo su mudanza a la YMCA donde comenzó su desarrollo como deportista en la primera cancha bajo techo de esa antigua institución.

Su prodigiosa memoria le hace recordar el 1951 cuando se hizo jugador del equipo de Los Santos de San Juan. Durante ese tiempo su liderato se fue formando y a su retiro como jugador se hizo árbitro de baloncesto de los torneos nacionales.

“Fue un proceso bonito y tuve que aprender que en vez de que me mandaran yo ponerme a mandar”, rememoró Marchand quien durante ese periodo de arbitraje pagó su carrera de abogacía. “El baloncesto fue lo que me hizo abogado”, dijo.

Ante la noticia de que el equipo de los Santos de San Juan necesitaba un apoderado para el 1971, Marchand no dudó mucho en tomar las riendas de dicho sexteto y del equipo de los Indios de Canóvanas.

(Cuando) “Yo vine a ser apoderado del equipo del equipo de San Juan había controversias de todo tipo en el baloncesto en relación a los equipos. Los compañeros apoderados me escogieron para que los representara y desde entonces soy portavoz del baloncesto de Puerto Rico”,detalló.

Los años fueron pasando y con ellos la afirmación de que el baloncesto acapararía más su vida. Según Marchand, fueron pasos de confianza mientras se hizo gerente general del Equipo Nacional Federación de Baloncesto de Puerto Rico y posteriormente presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPR).

“Yo tuve posiciones relevantes y destacadas desde niño. No hay duda de que se nace con el don de ser líder”, dijo.

Del Baloncesto Superior Nacional (BSN) dio un paso fundamental para dirigir y organizar el primer mundial de baloncesto del 1974.  Unos 5 años después (1979) y ocupando una silla importante dentro de la Federación Internacional de Baloncesto – América (FIBA), junto a la comisión técnica de esa entidad, organiza el torneo de baloncesto para los Juegos Panamericanos. En esa ocasión San Juan fue sede.

“Llenamos el Roberto Clemente. Para mí fue una experiencia única yo recuerdo que desde que se explicaron las reglas básicas del torneo hasta la final de Puerto Rico ante Estados Unidos. Fue un torneo atípico porque tuvo inconvenientes desde Bobby Knight (quien agredió a un oficial de la Policía de Puerto Rico durante uno de los partidos) hasta el sobre lleno

de la cancha pendiente al evento”, acotó.

En el 1979 se avivaron las pasiones. El equipo nacional estuvo compuesto por la escuadra de Georgie Torres, Néstor Cora, Raymond Dalmau, Rubén Rodríguez, Charlie Bermúdez, Mario “Quijote” Morales, Ángel “Cachorro” Santiago, Michael Vicéns, César Fantauzzi, Willie Quiñones, Roberto Valderas y Angelo Cruz bajo la dirección de Flor Meléndez y asistido por Julio Toro. De los 12 integrantes, 8 eran nuyoricans y fueron los encargados de encender la llama deportiva que aún ahora es recordada.

“Yo estaba tan feliz en el torneo que los inconvenientes eran fácil de resolver. Todavía de vez en cuando sueño con aquel día. El ‘79 es el símbolo de que en este país el baloncesto es el número uno. El pueblo de Puerto Rico se desbordó por el evento como nunca he visto”.

“El premio más grande que tuvimos fue el respaldo que hubo de nuestra gente. En el país de lo único que se hablaba era del torneo. Todas las circunstancias de ese día se juntaron para bien y para que hoy estemos todavía hablando de eso”, añadió el aún Secretario General Emérito de FIBA América.

El cuadro inicial fue formado por Torres, Cora, Dalmau, Rodríguez, Bermúdez y otros tres que marcaron la tendencia para llamarlos “Los Nuyoricans”.

“Yo creo ellos jugaron a Puerto Rico para quedarse. Eso culminó un proceso para que ellos dijeran ‘estoy en casa’. Nadie en Nueva York los iba a acoger en su seno como aquí. Estos muchachos se convirtieron en los héroes de sus pueblos y todavía están allí. El país los declaró sus hijos”, sentenció Marchand.

Pero la historia de esta final donde Puerto Rico se enfrentó a Estados Unidos y obtuvo la medalla de plata hay que perpetuarla. Y para enmarcar este suceso se encargaron los productores Ricardo Olivero y Julio César Torres con su documental “Nuyorican Básquet”.

“Si hay una figura que fuese trascendental dentro del liderato deportivo del País de esa época es Tuto. Era una prioridad integrarlo en las entrevistas para que nos relatara y nos hiciera la historia de lo que pasó durante ese periodo”, señaló Olivero.

“Tuto es una figura cimera del baloncesto de Puerto Rico. Es un hombre que trascendió el insularismo y es en el 1979 que cobra más fuerza trayendo a los nuyoricans”, añadió Torres.

El documental estrenará el sábado 8 de julio en el Coliseo Roberto Clemente, coincidiendo con la fecha en que arrancó el baloncesto masculino en esos Panamericanos y reviviendo las pasiones de hace unos 38 años.

Posterior al estreno “Nuyorican Básquet” se incorporará al ciclo de festivales internacionales de cine. Para adquirir tu boleto puedes pasar por PRTicket.com.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x