Ana Gabriela Jara

Ana Gabriela Jara, estudiante de maestría en ciencias en demografía. / Suministrada

Boricuas son madres a los 24 años

Una investigación del Recinto de Ciencias Médicas señala que las puertorriqueñas tienen hijos antes de la peseta

12 de mayo de 2017 06:45 am

Por: Zorian Chacón O’Farrill | [email protected]

La cercanía a la peseta les resulta llamativa a las boricuas para comenzar a tener hijos.

En promedio, las puertorriqueñas tienen su primer bebé a los 24 años mientras que las mujeres inmigrantes en la Isla tienden a tener hijos cerca de los 30.

Una investigación del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico reveló que las madres dominicanas y estadounidenses, como de otras nacionalidades, son mayores que las puertorriqueñas al momento de dar a luz a su primer hijo.

La mayoría de las inmigrantes estadounidenses tienen 26 años cuando son madres por primera vez, seguida por las dominicanas con una media de 28 y el tercer grupo, compuesto por mujeres de diferentes nacionalidades, tienen un promedio de 30 años cuando tienen un primer bebé.

Lo anterior forma parte de los hallazgos de una tesis en desarrollo de la Facultad de Ciencias Biosociales y Escuela Graduada de Salud Pública de la UPR que pretende crear un perfil sociodemográfico de la fecundidad en madres extranjeras residentes en Puerto Rico y las nativas.

MENOS NACIMIENTOS

La migración y los nacimientos son los fenómenos que más afectan los crecimientos poblaciones. En 24 años (de 1990 a 2014) hubo una disminución notable en los nacimientos de madres puertorriqueñas y en las estadounidenses. Sin embargo, no sucede lo mismo con las dominicanas y las otras nacionalidades que han mantenido un número más estable en nacimientos. A pesar de lo anterior, los nacimientos de madres inmigrantes solo constituyeron un 11 por ciento para el año 2013.

“El cambio porcentual de los nacimientos presenta una tendencia fluctuante hasta el 2005. Desde entonces, en los distintos grupos se ve una disminución en los nacimientos”, sostiene el estudio.

Un descubrimiento principal del análisis sugiere que Puerto Rico está bajo el nivel de reemplazo, lo que explica que la generación de los millennials no superó, en números, a la generación de sus padres. Una situación similar maneja España que registra un descenso en la cantidad de nacimientos desde el 1975.

“La población que está en edad reproductiva y laboral es la que más nos falta. Eso se debe a muchos factores, entre ellos la taza de mortalidad en jóvenes y a los factores de la emigración. En la pirámide poblacional de Puerto Rico se nos ha achicado la base que son los nacimientos”, explicó la estudiante de maestría en ciencias en demografía y desarrolladora del Perfil de Fecundidad de las Madres Inmigrantes y Madres Puertorriqueñas, Puerto Rico: 2008 y 2013, Ana Gabriela Jara.

Según Jara, las próximas generaciones puertorriqueñas podrían experimentar una disminución más notoria en los grupos de edades de 15 a 40 años que, como efecto, afectaría la recuperación económica del País. 

“Posiblemente, en un futuro, lo que va a quedar es una población grande que será mayor y no habrá población joven y tampoco suficientes nacimientos. Por lo tanto, va a aumentar la taza de dependencia”, comentó.

La estudiante egresada del Bachillerato de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la UPR pretende que se fomenten los estudios de fecundidad, que son escasos, y que sirvan para generar políticas públicas que ayuden a ser más inclusivos con las madres inmigrantes para ayudar a que el número de nacimientos en Puerto Rico aumente, como ya ha pasado en países desarrollados.

“La población que está ilegal no tiene plan médico. No puede recibir esas ayudas. Tienen menos acceso a los servicios de salud. Se les hace más costoso”, argumentó.

“La fecundidad sin ser tan ágil como la migración responde también a la crisis socioeconómica por la que atraviesa el País”, concluye el estudio.

El 2016 registró -por primera vez en la Isla-más muertes que nacimientos. Jara sugiere que se pudo deber al zika, pero sobre todo a la emigración joven.

“La emigración se está llevando los nacimientos”, sostuvo.

Para el estudio se utilizó la Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico y los archivos de nacimientos del Registro Demográfico. Sin embargo, la última encuesta de salud reproductiva en Puerto Rico fue en el 1996 y desde esa fecha no existe otra encuesta que ofrezca datos relevantes sobre la fecundidad de las puertorriqueñas y “menos” de la fecundidad de las inmigrantes.

La joven de 25 años será parte de la representación del RCM de la Universidad de Puerto Rico que viajará a la Universidad de Alicante para participar en el 8vo Congreso Iberoamericano de Universidades Promotoras de la Salud.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x