Ordenanza 41 San Juan

Álex Figueroa Cancel / Para ÍNDICE

Achacan merma en comercio en Viejo San Juan a restricciones de estacionamiento

Únicamente los residentes del casco sanjuanero tienen permitido estacionarse en varias de las calles en horario nocturno

07 de marzo de 2017 07:16 am

Por: Zorian Chacón O'Farrill | [email protected]

Varios comercios del área norte del Viejo San Juan han experimentado bajas significativas en sus ventas a tres meses de hacerse efectiva la ordenanza número 41 que designó calles para el estacionamiento exclusivo de residentes bona fide.

La medida sanciona desde el 1 de diciembre de 2016 a los conductores de vehículos estacionados que no tengan el sello de residentes. La infracción, que tiene un costo de $250, fue catalogada por algunos comerciantes como excesiva y además coincidieron en que afecta el flujo de consumidores boricuas en la zona.

Joel Pierluisi, propietario de La Mala Vida en San Juan, explicó que los cambios comenzaron a notarse desde que comenzaron a repartirse los boletos de cortesía que divulgaban los cambios a la ordenanza municipal.

“Fuimos poco a poco perdiendo clientes porque la mayoría de los que vienen acá arriba (a la calle San Sebastián) se estacionan en la calle […] Las ventas han bajado. Cuando empezaron los boletos de cortesía, nosotros teníamos como 28 empleados y ahora tenemos 10”, dijo a este medio.

Pierluisi añadió que los 18 puestos menos no han sido exclusivamente despidos, sino que los empleados, que en su mayoría son estudiantes universitarios, han optado por dejar el trabajo porque no les resultaba costo-efectivo.

“Nosotros (La Mala Vida) abrimos el segundo piso y hemos estado dando la batalla pero los meseros se están viendo bien afectados porque la vida nocturna ha bajado un montón en el Viejo San Juan”, añadió Pierluisi.

La mayoría de los empleados de La Mala Vida son jóvenes de entre 20 y 25 años.

Juan Pablo Rodríguez es el dueño de La Factoría, La Cubanita y Don Pablo. Gracias a la fama internacional que se ha ganado La Factoría, sigue recibiendo un flujo de turistas constante. Sin embargo, La Cubanita y Don Pablo, por tener un público más local, ha tenido que reducir a la mitad su equipo de trabajo.

“De un mes para otro hemos visto el bajón en los negocios y es preocupante porque si no actuamos ahora, cuando ya no hayan turistas esto se va a convertir en una ciudad fantasma”, advirtió Rodríguez.

La situación no es nueva para Rodríguez, quien cerró dos locales en años anteriores por los efectos que tuvo la eliminación de los Martes de Galería y la ordenanza que reguló las bebidas alcohólicas en las calles.

“Yo no voy a pasar por eso otra vez. Ya yo sé que si ellos no hacen algo con este problema no vale la pena estar años esperando a reinventar el negocio y volver a subir, porque no va a pasar”, expresó Rodríguez.

Ambos comerciantes son residentes del Viejo San Juan y coincidieron en que el Municipio no tomó en cuenta el impacto económico de la medida a pesar de haber sido una propuesta que los propietarios de negocios pusieron sobre la mesa.

“Esta ordenanza la aprobaron un domingo. De una semana a otra y nadie se enteró. A ellos no les importó que tenían que hacer una evaluación del impacto económico y que le habíamos dado el número de empleados que había”, dijo Rodríguez.

Según Rodríguez, el Municipio de San Juan solo se reunió con los miembros de la Asociación de Vecinos del Viejo San Juan (AVISAJ), que no necesariamente representa a todos los residentes de la Isleta.

“Es una situación que nos preocupa muchísimo. Tenemos muchísimas calles bloqueadas donde los clientes no se pueden estacionar. Debemos sentarnos todos y que se llegue a un balance. No es decir que todos los estacionamientos sean para los que visitan el Viejo San Juan, pero tampoco todo para los residentes. Debemos llegar a un acuerdo amistoso sin tener que pelear”, expresó Mercedes Rivera Rodríguez, una de las administradoras del negocio de Las Hermanas Rivera en la calle San Sebastián.

Un sondeo que comenzó la Corporación para el Desarrollo Empresarial y Cultural de la Isleta de San Juan (CODEVISA) en Facebook parece revelar que la mayoría de los residentes rechaza la ordenanza o cree que se puede mejorar. El 80% de los participantes dice que no se siente bien informado “de las reuniones de interés público por parte del Municipio de San Juan”. También creen que se debe mejorar la transportación colectiva dentro y fuera del casco histórico.

Las calles Sol, Luna, San Justo y Norzagaray son algunas de las áreas que están reservadas para los residentes de lunes a jueves desde las 6:00 p.m. hasta 7:00 a.m. Durante el fin de semana ningún visitante puede estacionarse en los espacios exclusivos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x