Marcelo Crivella

Archivo

Alcalde pentecostal de Río de Janeiro se debate entre ir o no al Carnaval

Si no participa de la ceremonia inaugural sería el primer alcalde en la era moderna que se ausenta en su primer año en el cargo

24 de febrero de 2017 09:33 am

Por: The Associated Press

Mientras hacía campaña en procura de la alcaldía de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, un obispo pentecostal retirado, aseguró que su fe no interferiría con su manejo de la ciudad.

Este excantante de música religiosa y misionero, figura importante de una de las iglesias evangélicas más influyentes de Brasil, sacó el 59% de los votos y asumió el 1 de enero.

No ha cumplido dos meses en el cargo y ya enfrenta una dura prueba con la llegada del carnaval, caracterizado por los excesos, con mucha bebida, drogas, bailes las 24 horas y relaciones sexuales libres.

La alcaldía dijo que Crivella probablemente no participe en las festividades, que arrancan hoy.

Muchos se preguntan hasta qué punto estará involucrado con esta fiesta típica de Río. Por ejemplo, ¿entregará las llaves de la ciudad al ‘Rei Momo’, el rey de la fiesta y de los deleites carnales, como es la tradición? ¿Se lo verá en fotos junto a una escuela de samba y a voluptuosas mujeres casi desnudas?

La perspectiva de que no participe en la máxima atracción de la ciudad, que se espera genere $1,000 millones de dólares en ingresos, tiene a muchos rascándose al cabeza y a otros exasperados.

A la luz de la crisis económica que enfrenta Río, “no presentarse al carnaval no parece algo inteligente”, dijo Bernardo Mello Franco, columnista del diario Folha de Sao Paulo. “Nadie le pide que abrace a una mujer medio desnuda. Su función es protocolar”.

“El alcalde debe participar en el carnaval”, sostuvo Haroldo Costa, historiador cultural de Río. “Es el anfitrión”.

La oficina de Crivella se abstuvo de programarle entrevistas y no dijo qué hará durante el Carnaval si es que no participa. Medios locales han dicho que viajaría a Israel.

El diario O Globo, el más grande de la ciudad, recapituló lo que hicieron otros alcaldes durante el carnaval y dijo que si Crivella no va, sería el primer alcalde de la era moderna que no participa de la ceremonia inaugural, al menos en su primer año en el cargo.

Para el único legislador gay de Brasil, Jean Wyllys, de no participar, Crivella estaría diciendo que “solo gobierna para los evangélicos”.

“En ese caso”, agregó, “no debería haberse postulado para alcalde”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x