Vladimir Putin

AP / Alexander Zemlianichenko

Rusia despenaliza violencia doméstica

Por una primera infracción el agresor solo recibiría una falta administrativa

08 de febrero de 2017 07:33 am

Por: EFE

El presidente ruso, Vladimir Putin, desoyó ayer a los críticos y promulgó una ley que despenaliza la violencia doméstica, siempre que el agresor no sea reincidente, proyecto que ha sido muy criticado por los activistas de derechos humanos.

Según la nueva ley, las agresiones que causen dolor físico, pero no lesiones, y dejen moratones, arañazos o heridas superficiales a la víctima no serán consideradas un delito, sino falta administrativa.

Sólo cuando el agresor vuelva a golpear al mismo familiar en el plazo de un año podrá ser procesado por la vía penal y castigado con la cárcel, siempre y cuando el agredido logre demostrar los hechos, porque la Justicia no actuará de oficio en estos casos.

La ley contempla una multa mínima de 30,000 rublos (500 dólares), el arresto administrativo por un plazo de quince días y tres meses de servicios sociales, cuando antes el agresor podía ser condenado hasta a dos años de prisión.

No obstante, de acuerdo con los expertos en violencia de género, el 90 por ciento de los denunciantes en Rusia no acuden a los juzgados porque el procedimiento es muy engorroso y raramente llega a buen puerto.

Las autoras de la iniciativa -dos diputadas y dos senadoras de Rusia Unida, el partido del Kremlin- argumentan que tan sólo quieren despenalizar las palizas que no ocasionen daño a la salud de las víctimas.

Una de ellas, Olga Batalina, considera suficiente un castigo administrativo cuando el agresor no tiene intención de “infringir daño” a la víctima.

“La descarada injerencia en la familia” por parte de la Justicia “es intolerable”, dijo Putin a finales de 2016 en su rueda de prensa anual al responder a una activista que le preguntó sobre la conveniencia de acabar con una ley que permite encarcelar a un padre por pegarle a un niño.

Los defensores de la ley consideran que el proceso administrativo acelera los trámites a la hora de denunciar y, al mismo tiempo, no impide al agresor rehacer su vida.

Además, en caso de reincidencia en el seno familiar el agresor no se librará del castigo penal, independientemente de las circunstancias de la agresión.

De acuerdo con las encuestas, casi un 60 por ciento de los rusos respaldan una reducción del castigo para conflictos menores en el seno familiar.

Entre 12,000 y 14,000 mujeres mueren todos los años a manos de sus parejas en Rusia, según datos difundidos por el Ministerio de Interior en 2008, mientras otras fuentes hablan de que 36,000 mujeres son golpeadas diariamente por sus parejas y de que una mujer muere cada 40 minutos en Rusia víctima de la violencia de género.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x