Budapest

Suministrada / Pablo Díaz

Budapest: dos destinos en uno

Una sutil mezcla de historia con modernismo forma la receta perfecta para colocar a Hungría en un espacio privilegiado en la lista de favoritos

02 de diciembre de 2016 02:05 pm

Por: Diana Otero y Pablo Díaz | @Andandos / Para Índice

Budapest es dos destinos en uno, pero más allá de matar dos pájaros de un tiro, visitarla significa explorar algo más que una simple ciudad.

Lejos de llegar a la capital húngara empapados de mucha información, lo poco que conocíamos era el río Danubio, ese que inspiró el famoso vals de Strauss que hoy lo escuchamos en películas y bodas, El Danubio Azul. Así que la experiencia de conocer Budapest fue de descubrimiento, para nosotros claro está.

Ampliar

Suministrada / Pablo Díaz

Budapest es un nombre compuesto de dos ciudades: Buda y Pest, que en el 1873 se unieron para convertirse en una gran potencia europea y un destino turístico sin igual. No es la típica ciudad de Europa que conocemos.

Una sutil mezcla de historia con modernismo forma la receta perfecta para colocar a Hungría en un espacio privilegiado en la lista de favoritos.

Es fácil conocerla y recorrerla. Si uno es aventurero y las energías le bastan, se pueden recorrer ambas sin necesitar el metro. Cruzando el famoso Puente de las Cadenas que las unen puede uno andar entre una y otra.

Ampliar

Suministrada / Pablo Díaz

En Budapest hay muchísimas cosas por hacer, ver y probar. El Castillo de Buda y la Iglesia de Matías están en el lado de Buda. Desde allá puede uno ver el Parlamento completo, pues aunque está en el lado de Pest, es tan grande que es bueno buscar una vista desde lejos.

 En Pest está la Basílica de San Esteban, el Monumento a los Zapatos y el Mercado Central, que es el mercado más grande de toda Europa.

Aunque los gelatos de Florencia serán nuestros favoritos, en Budapest hay una heladería llamada Gelarto Rosa que más que un postre, es una experiencia. El proceso de elaboración es tan bueno como el gelato en sí. Crean, como su nombre, una rosa sobre cada barquilla.

En fin, Budapest tiene ese no sé qué que enamora a cualquiera. No es una ciudad romántica, sin embargo tiene un aire coqueto y uno rápido le coge el gustito.

Ampliar

Suministrada / Pablo Díaz

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x