Mujer bajando de peso.

Shutterstock

3 tips para mantener el peso después de los 40

Se aplican tanto a hombres como a mujeres

26 de noviembre de 2016 11:06 am

Por: GDA / El Mercurio | Chile

Para muchas personas, cumplir los 40 años es un verdadero hito en la vida. Algunos se deprimen, otros lo toman como la oportunidad de replantearse ciertas cosas, hay quienes se lanzan a la vida y hacen todo lo que no hicieron a los 30... En fin, la forma de enfrentar el cambio de década depende de cada uno.

Sin embargo, hay algo que es común para todos, tanto en hombres como mujeres: el inevitable aumento de peso. Sí, porque al cumplir las cuatro décadas mantener un peso saludable requiere de un esfuerzo adicional, es decir, ya no es suficiente hacer ejercicios una vez a la semana para bajar las calorías demás que dejó, por ejemplo, el último BBQ con los amigos.

¿Por qué ocurre esto? La respuesta es simple: después de los '40 el metabolismo ya no funciona de la misma manera que a los '30.

Jorge León, cirujano bariátrico de Clínica Universidad de los Andes, explica que a medida que las personas van sumando años, el metabolismo comienza a ponerse más lento, lo que generalmente coincide con una disminución del gasto energético.

En el caso de las mujeres, la realidad es aún peor, ya que los trastornos hormonales producidos por el climaterio y la menopausia, provocan un aumento de peso de 11 libras en promedio. "Además, el tejido adiposo se comienza a distribuir de otra forma", agregó.

Entonces, ¿cuál es la solución? El médico aconseja disminuir la cantidad de calorías que se ingieren a diario, o bien aumentar la actividad física y así mantener o incrementar el gasto energético.

Según León, existen tres hábitos fundamentales para mantener un peso saludable que, aunque se aplican a todas las personas, son especialmente recomendables para quienes superan la barrera de los 40 años. Estos son:

1. Disminuir el volumen de alimentos: esto significa bajar las porciones, para lo cual es fundamental comer cada tres horas. Ello permite disminuir el tiempo de ayuno y así aminorar la sensación de hambre en la próxima comida.

2. Comer en un lugar adecuado: esto ayuda con el orden de las comidas. "Es como el condicionamiento de Pavlov, ya que al ingerir los alimentos en un comedor, la persona difícilmente sentirá deseos de comer cuando esté en otro lugar, como por ejemplo, el cuarto o el escritorio. En definitiva, nos condiciona momentos con la comida”, explica el especialista.

3. Comer lento: es importante masticar muchas veces los alimentos. "Está comprobado desde el punto de vista fisiológico, que al masticar muchas veces cada uno de los bocados, se descarga más rápido una enzima que produce la inhibición del apetito en el cerebro. Esta enzima se libera en el intestino, por lo que mientras más tiempo trituramos los alimentos, más rápido informamos al cerebro que ya estamos saciados", explica el médico.

En este sentido, cuando la persona come muy rápido, el aviso del estómago llega muy tarde al cerebro y muchas veces ya se ha comido el doble o el triple de lo que el organismo necesita.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x