Víctor "Chispa" Colón

Suministrada

Víctor “Chispa” Colón: viajar para educar

“Ese tiempo de viajar para enseñar, es algo que nadie me lo va a quitar y mientras pueda viajar a estos países lo voy a seguir haciendo”

15 de noviembre de 2016 10:31 am

Por: Katefrans Flores Sanabria | [email protected]

Su espíritu aventurero y su compromiso por las artes escénicas llevaron a Víctor Gerardo “Chispa” Colón Rodríguez a viajar hasta el otro lado del mundo y a una isla vecina para enseñar teatro.

“Todo comenzó con una beca de Artists Striving To End Poverty (ASTEP) que me daba la oportunidad de viajar a otro país para fomentar las bellas artes a través del mundo. Fue gracioso porque primero iba a viajar a Ecuador pero cuando por fin pude viajar ya no era a Ecuador sino que era Sudáfrica”, contó Colón Rodríguez.

Ampliar

Suministrada

Desde el 2014 este joven sangermeño de 26 años, se ha enfrascado en la misión de esparcir el arte a la comunidad Nkosi’s Haven en Johannesburgo, donde trabaja con madres y niños contagiados con VIH y en la fundación Mariposa en Puerto Plata, República Dominicana que se dedica a ofrecerle a niñas las herramientas necesarias para una mejor educación.

“La primera vez que viajé tenía muchas expectativas, pero no sabía a lo que me iba a enfrentar. Desde que uno es pequeño va escuchando tantas y tantas cosas de África que ya cuando uno va a hacer todo este tipo de labores a uno le da miedo porque va pensando en que es un continente lleno de pobreza de violencia. En realidad cuando estaba emocionalmente abierto a cualquier cosa”, recordó Colón Rodríguez.

Ampliar

Suministrada

“Hubo retos porque la mayoría de los niños con los que trabajé en Sudáfrica no sabían nada de bellas artes. En República Dominicana las referencias de teatro que tenían las niñas eran de novelas, las niñas creían que los actores morían de verdad en las novelas. Eran unas culturas que estaban enfrentándose por primera vez a lo que eran las artes. Gocé un montón, añadió. 

Lo que comenzó como una beca de intercambio cultural terminó como una oportunidad para trabajar año tras año directamente con ASTEP para darles a esas comunidades un nuevo aire.

Ampliar

Suministrada

“La pobreza es relativa, quizás estas comunidades ni tengan mucho pero le sacan el jugo a la vida y son felices. Las bellas artes cambian la vida de esos niños”, recalcó.

Entre los proyectos que trabajó, tanto en República Dominicana como en Johannesburgo, fue la creación de unos pequeños teatros que construyeron con materiales que tenían en la comunidad, reciclados y sin tener que invertir dinero.

Ampliar

Suministrada

“En Sudáfrica estamos tres semanas en el trabajo. Lo que se hace allí es mucho. Al final es bien lindo cuando todos juntos en comunidad terminan un proyecto final”, señaló.

Por lo pronto, Colón Rodríguez tiene planificado poder viajar a mediados de junio de 2017 a Johannesburgo y en los meses de septiembre a diciembre a República Dominicana para enseñar improvisación y narrativa en ambos lugares.

Ampliar

Suministrada

Por su parte, recalcó que “lo más que disfruto y siempre disfrutaré, son los tiempos entre clases donde hay oportunidad para sentarte con los niños, no como estudiantes de clase sino como niños y adolescentes, aprendes a conocerlos durante esos espacios. Hablas con ellos, si están comiendo alguna fruta todo el mundo comparte, nos reímos, ellos hacen preguntas de Puerto Rico yo le hago preguntas a ellos de su familia, de su país y de todo lo que ellos me puedan contar”, dijo.

Según el también egresado de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras del Departamento de Drama, durante esos tres años que ha podido viajar, le ha permitido acercarse a las artes no como individuo sino como comunidad.

“Ese tiempo de viajar para enseñar, es algo que nadie me lo va a quitar y mientras pueda viajar a estos países lo voy a seguir haciendo”, concluyó.

Ampliar

Suministrada

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x