Kangrena, El Demonio Azteca

Andre Kang / Para Índice

Kangrena, El Demonio Azteca: luchador enmascarado y creador de cómics

“No me interesa ser un superhéroe, solo soy un luchador profesional que lucha en la vida, como el que lleva el pan a su mesa en un momento tan difícil como este..."

02 de noviembre de 2016 09:14 am

María De Los Milagros Colón | [email protected]

Su padre quería que fuera policía pero terminó siendo Kangrena, El Demonio Azteca.

Kangrena es un luchador enmascarado y el protagonista de una serie de cómics que él mismo crea e ilustra, aunque la persona bajo la máscara ha sido rotulista, técnico de fotografía en una megatienda, maestro y hasta vendió losetas. Pero de él se sabe poco, Kangrena ni siquiera permite entrever su identidad.

“No te puedo decir mucho porque vivo en las sombras gracias a esta máscara. Pero tengo problemas como todo el mundo: vecinos ruidosos, tengo que trabajar…”, dijo a ÍNDICE.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

Pero ahora nos interesa El Demonio Azteca, a quien nadie ha visto nunca sin su máscara y quien ganó ese título en 2006, a inicios de su carrera en el espectáculo deportivo de la Lucha Libre, cuando dejó con la rodilla fracturada a uno de sus rivales. “El Diablo Mexicano”, comenzaron a llamarle.

Su acento delata que de pequeño tuvo un encuentro especial con la cultura mexicana. Su padre era mexicano, su madre puertorriqueña, él creció dibujando y se formó en Artes Plásticas en la Universidad de Puerto Rico pese a las advertencias de su padre.

“Me decían ‘ay sí, dibujas muy bonito pero, ¿no te gustaría ser doctor, astronauta, algo así? Y yo no sabía en los líos que me metía”, confesó. Y es que el mundo del cómic no es cosa fácil aquí en Puerto Rico, aseguró Kangrena.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

“Aquí los artistas somos dibujantes, escritores, editores, tenemos que mercadearlo… Todos somos así”, aseguró.

Inspirado por las grandes leyendas mexicanas de la lucha libre como El Santo y Blue Demon, El Demonio Azteca ha buscado y ha logrado trascender el cuadrilátero, insertarse en otras áreas e integrar la máscara a otro tipo de intercambios sociales. Ha asumido la palabra “lucha” como algo que hay que poner en práctica fuera de las cuerdas.

“No me interesa ser un superhéroe, solo soy un luchador profesional que lucha en la vida, como el que lleva el pan a su mesa en un momento tan difícil como este, como la gente que protesta por las injusticias. Eso es lo que yo soy. Para mejorar o cambiar o poder arreglar ciertos problemas no hacen falta súperpoderes, sino voluntad”, argumentó con los ojos escondidos tras la máscara que apenas deja ver algo de sus labios.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

Es por eso que sus trabajos cargan una fuerte crítica social que apunta principalmente a los políticos, el trabajo de los medios de comunicación y la ciudadanía inmóvil.

“Una de las cosas que siempre combato es que aquí hay gente innovadora, pero sus propuestas no tienen espacios [de exposición porque] competimos con Maripily y me da a veces un poco de rabia y lastima”, dijo sobre los medios.

De hecho, una de sus propuestas se llama Makondo TV y es una historieta sobre un noticiario.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

Las ilustraciones de Kangrena se encuentran en su página de Facebook y pese a la escasez de recursos en 2012 imprimió en un mismo volumen tres historietas, “Kangrena contra el Chupacabras”, que recuerda a un alcalde que ocupó todos los titulares del país con la historia de esta criatura, “Mi luchador favorito”, y “Kangrenita”, dirigido a los niños.

También ha trabajado el formato de fotonovela, todo inspirado por el caricaturista José “Pepé” Vázquez cuando se juntaron hace cinco años para trabajar en otros proyectos, y el hombre detrás de Kangrena vio la oportunidad de juntar dos de sus pasiones: la lucha libre y el dibujo.

Entonces Kangrena, más allá de un luchador -con su carrera en pausa- o un ilustrador, es una propuesta artística que impone muchos retos al artista como obviar su identidad, obligarse a vivir dos vidas, encontrarse en la calle con alguien y tener que recordar si ese alguien a quien conoce es a Kangrena o al artista bajo la máscara, comprar ropa para los dos, perfumes distintos para los dos, fingir que cojea, modificar un poco sus ademanes; todo para proteger la identidad de Kangrena. 

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

Ha sido su decisión y acepta las consecuencias, dijo, pero es un reto.

“Cuido a Kangrena lo más posible”, insistió.

“Le tengo mucho respeto a lo que hago y sé que conlleva muchos sacrificios. Si no me van a aceptar con máscara en un lugar, no voy. Eso es parte de mi propuesta artística y tengo que cuidarla”, dijo El Demonio Azteca.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

La máscara lo ha llevado a comprometerse con varias causas sociales y se le ve en hospitales, escuelas y otros espacios llevando mensajes contra el bullying y otros males.

El plan es seguir dibujando, entrenar para regresar al cuadrilátero y continuar con sus proyectos con la Asociación de Ilustradores y Caricaturistas.

"El lápiz y la máscara seguirán siendo sus herramientas. Saco al luchador del ring para luchar desde la sociedad, unirme al grito, a otros que luchan”.

Ampliar

Andre Kang / Para Índice

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x