Guineo representa erección, disfunción eréctil

Shutterstock

Dos remedios caseros contra la disfunción eréctil

Antes de recurrir a medicamentos, hay opciones que puedes encontrar en tu cocina

30 de octubre de 2016 11:52 am

GDA / El Tiempo / Esther Balac

Si hay algo a lo que los señores le temen es a que su mejor amigo les juegue una mala pasada justo en el momento en que más lo necesitan. Nada más frustrante y preocupante para ellos que el abandono temporal o permanente de la rigidez de sus astas, al punto de que son capaces de darlo todo a cambio de evitar esta tragedia.

Untos, pócimas, pastillas, conjuros, rezos, todos son bien recibidos si ofrecen dureza suficiente y oportuna.

En secreto echan mano de lo que sea sin reparar en efectos adversos, y menos en precios. De ahí que las ofertas de productos contra la impotencia sean tan abundantes como extrañas, y hasta inocuas.

Lo cierto es que muy pocos pasan el riguroso filtro de la evidencia científica. Sin embargo, hay dos que vale la pena referenciárselos y que, estoy segura, muchos no tardarán en aplicárselos con avidez.

Aclaro que aquí no cuentan las pastillas tipo viagra y sus familiares, porque esas caen en el campo de lo farmacológicamente probado, pero sí estos productos que incluso están en la cocina.

Empiezo por el prosaico café, pues resulta que un estudio hecho en la Universidad de Texas, en los Estados Unidos, reveló que los señores que toman entre dos y tres tazas de café al día tienen menos probabilidades de que su mejor amigo se debilite.

Al parecer, la cafeína les relaja las arterias y el músculo liso de los cuerpos cavernosos de dicho apéndice, lo que les aumenta de forma sustancial el flujo de sangre y, con ella, la anhelada consistencia.

Al ponerlo en números, la mejoría puede ser de un 42 por ciento, algo que sin duda para ellos es bienvenido, sobre todo en tiempos de escasez.

Por la misma línea, varios estudios realizados han comprobado que el ajo puede reducir el colesterol y controlar la tensión arterial, dos enemigos directos de la cama porque son causas directas de la impotencia.

Dicen los que saben que la ingesta diaria de esta planta, además de enderezar el venerado órgano, prolonga la duración de los polvos porque erradica, de paso, la eyaculación precoz. Ahora, los magos no dicen absolutamente nada sobre el mal aliento, por lo que no sobra sugerirles tener sexo en total mudez.

Un diente de ajo o dos, durante un mes y después uno el día que tenga programado el aquello, es la receta que recomiendan en casos severos de apatía peneana. Dosis que me permito transmitir con la tranquilidad de que no hace ningún daño.

Ahora, no me culpen, señores, si su aliento pone en evidencia frente a sus parejas las falencias del departamento inferior del cuerpo.

Bueno, no sobra decirles que también se ha probado el ejercicio regular, no fumar, la buena alimentación, la disminución del estrés y el sexo frecuente como buenos aliados de las erecciones, por lo que no sobra que complementen con ellos sus tazas de café y sus dientes de ajo.

Tampoco sobra, en los casos de somnolencia total de su mejor amigo, que lo lleven de visita al médico. Hasta Luego.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x