Chisme, Mujeres

Shutterstock

10 actitudes machistas de las mujeres

A pesar de ser comunes, van contra el mensaje de igualdad de género por el que aspiramos

19 de septiembre de 2016 08:45 pm

GDA / El Comercio / Viu | Perú

Todas buscamos la igualdad de género. Todas queremos ser tratadas por igual. Todas estamos capacitadas para trabajar como un hombre y ganar lo mismo que ellos. Pero, aunque salgamos a marchar y compartamos publicaciones en Facebook, hay algunas actitudes nuestras que siguen fomentando el machismo en la sociedad.

Es algo tan inherente en nosotras que a veces no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Detrás de ese momento de “raje” entre amigas o esa salida con el novio, se esconden rezagos de machismo en nuestra propia actitud.

¿Te has puesto a pensar qué tan machista eres en tu vida cotidiana? Te mostramos 10 actitudes que puedes ir empezando a cambiar para ser coherente con el mensaje de igualdad que das al mundo.

1. Que nos inviten todo. ¿Es que acaso no te rompes el lomo trabajando todos los días para ganar tu dinero y hacer con él lo que quieres? Aceptar una vez la muestra de cortesía está bien, pero que lo hagan todo el tiempo y ESPERAR que ocurra es seguir fomentando el machismo.

2. Juzgar a otras mujeres por su manera de vestir o por su peso. Si la chica que viste en la calle se siente cómoda en top y minifalda, no quiere decir que es una cualquiera. O si una mujer se viste con ropa holgada y masculina, no significa que sea lesbiana. Tampoco sigamos fomentando los restrictivos estereotipos de belleza que por años nos impusieron, que sea más gorda, más flaca o menos agraciada no significa que valga más o menos. No juzguemos un libro por su portada.

3. Tildar de “locas” a las que no ven la vida familiar como una prioridad. Para muchas de nosotras, nuestra carrera profesional y nuestros sueños son más importantes que casarnos y tener hijos. No por eso somos menos mujeres, ni egoístas, ni locas.

4. Esperar que nos abran la puerta. Nosotras también tenemos manos para poder jalar de la perilla y salir del auto. A menos que necesites ayuda de verdad para salir, no hay razón para esperar que otros lo hagan por nosotras.

5. Usar la excusa “porque soy mujer”. Luchamos por la igualdad en el trabajo pero esperamos que nos cedan el asiento en el bus “porque somos mujeres”. Queremos un trato similar en la sociedad, pero no cargamos las bolsas del supermercado “porque somos mujeres”. ¿Qué tan consecuentes somos con nuestras acciones?

6. Pensar mal del éxito laboral de otras. Nunca faltan las mujeres que creen que si otra tiene un mejor puesto, es porque se acostó con el jefe. Tal vez se han olvidado de considerar las horas de estudio, la inversión en una maestría o la experiencia laboral que ha hecho esta persona para llegar hasta donde está.

7. Creer que “no puedes vivir sin él”. Por mucho que amemos a nuestra pareja, nunca debemos pensar que no somos nada sin su presencia. Somos tan capaces e inteligentes como lo éramos antes de conocerlo. Nuestra esencia se mantiene, sin importar cuántos hombres podamos querer en la vida.

8. Criticar a las que viven su sexualidad a pleno. Es común que las mujeres que vivimos nuestra sexualidad sin tabúes y sin vergüenza de expresarla abiertamente seamos vistas como “fáciles”. Al igual que los hombres, nosotras tenemos el derecho de experimentar en el sexo y disfrutarlo en su totalidad y a nuestro gusto.

9. Sentir que es “nuestro deber” atender a los hombres. El hecho de querer hacer algo lindo por la persona que amamos, no es sinónimo de servirlo todo el tiempo. Al igual que nosotras, ellos tienen dos manos y dos piernas para cocinar, limpiar, atender a los hijos y hacer las mismas labores en la casa.

10. Hablar mal de las chicas que no se maquillan. No todas disfrutamos de pasar horas frente al espejo y preferimos salir “al natural”. Eso no nos hace menos mujeres ni atractivas, ya que nos sentimos confiadas de que somos bellas sin kilos de maquillaje encima.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x