Tinder Match

Suministrada

Love at first swipe

Sigue creciendo el uso de Tinder en Puerto Rico

14 de septiembre de 2016 12:00 pm

María De Los Milagros Colón | [email protected]

Tinder era “el Pokémon Go del momento” cuando estrenó en octubre de 2012. Solo que en lugar de andar capturando criaturas de ficción, la aplicación de citas virtuales facilita conectar con gente de carne y hueso basándose en la localización geográfica del usuario.

Hay quienes la usan como un “hook up app”, otros como “dating app”, otros para conocer gente cuando se encuentran en un país desconocido, pero entre “swipe” a la izquierda (si no te gusta la persona) y “swipe” a la derecha (si te gusta la persona) se cuelan también historias que acaban en, cómo decirlo... Amor.

Ese es el caso de Victoria Jane Rivera (nombre ficticio), de 25 años. Aunque descargó la aplicación para “expandir mi círculo social”, y aunque sí desarrolló tanto relaciones de amistad como “amores de fin de semana”, también conoció a un extranjero que la dejó algo así como sin aliento y por el que viajó a Noruega por 45 días.

“Voy a regresar porque ya cumplo un año de aniversario el 21 de diciembre, que fue el día que nos conocimos “face to face”. Pienso visitar su pueblo natal para conocer a su familia y pasar las navidades y año nuevo en Oslo”, dijo.

En Puerto Rico, el uso de Tinder ha aumentado un 33% en comparación con el año pasado y ocurren más de 20 millones de “swipes” mensuales.

A nivel global la aplicación alcanza 1.4 billones de “swipes”, 26 millones de “matches” al día, y funciona en 196 países.

La dinámica consiste en presentar al usuario los perfiles de otros usuarios con fotos y alguna información básica como la profesión, lugar de estudio e intereses generales. Si ambos están interesados y le han dado “like” a la foto con un “swipe” a la derecha, se abre un chat para intercambiar mensajes y coordinar una cita, si es la intención.

Es rápido, sencillo, y para algunos, impersonal.Ya no hace falta salir a un café o una discoteca, sino que lo puedes hacer desde tu casa, desde la Universidad, desde el semáforo cuando está rojo –aunque no deberías–.

Pero lo cierto es que cada quien la usa a su gusto y manera. Carlos (nombre ficticio), por ejemplo, utiliza la aplicación ocasionalmente  “para dejarle saber a personas que ya había visto en persona, que tenía interés”.  Ya tenía vista su presa, por decirlo de algún modo.

“Creo que me divierte encontrar caras conocidas”, aseguró.

Para Alejandra (nombre ficticio) “hay tanta gente interesante, no sólo por tener sexo sino porque hacen cosas geniales que normalmente no están en tu círculo. Por ejemplo conocí un tipo bien chévere que trabajaba para la NASA”.

Pero también ocurren dinámicas extrañas en el momento en que se unen estos dos univeros, el virtual, y el que está afuera de las pantallas.

Alejandra recuerda que hizo “match” con otra persona con quien mantuvo conversaciones extensas hasta que un día la chica “llegó a un party en mi casa random con una gente que yo no quería allí. Nos saludamos pero fue tan awkward que no hablamos más”.

“Se acabó el crush cuando vi que no era tan femenina aunque era bella”.

Cuentan que saben de otras dinámicas, de parejas que usan la aplicación para identificar alguien para un trío, de grandes amistades que nacieron en la plataforma, de pshycos, de más amores.

Para Alejandra lo mejor del app “es que sabes si tienes amigos en común, en una Isla chiquita eso es bien conveniente. Lo peor es que no puedes volver hacia atrás cuando sin querer le has dado dislike a la persona, de seguro ahí perdí al amor de mi vida”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x