Jet lag, sueño, viajar

1000 Words / Shutterstock.com

El cerebro no puede bregar con el jet lag

El reloj biológico se sale de hora y tarda en ajustarse

14 de julio de 2016 08:57 pm

Por: GDA / El Mercurio | Chile

Horas de observación y estudio han dado resultados: científicos de la Universidad de Maryland (EE.UU.) descubrieron por qué el jet lag (esa sensación de lentitud que se experimenta luego de viajes largos) tiende a ser más prolongado cuando se viaja de oeste a este. Y la razón está en la cabeza.

Según un estudio publicado ayer, el desajuste estaría provocado por la oscilación de un determinado tipo de células del cerebro, que ayudan a controlar los ritmos circadianos o reloj biológico (que determinan las fases de sueño y vigilia).

"Después de un cambio rápido de zona horaria, estas células del cerebro son incapaces de ajustarse instantáneamente a un ritmo adecuado. Sin la influencia de las variaciones de luz solar diaria mientras se viaja, el reloj interno se ejecuta en un ciclo ligeramente más largo que 24 horas"

Michelle Girvan
Profesional del Instituto para la Ciencia Física y la Tecnología de la Universidad de Maryland

Un cliclo más largo explicaría los diferentes impactos en la población. "Algunas personas pueden tener un ritmo circadiano natural con un período de 24.5 horas, mientras que otros pueden tener ritmos naturales más largos o más cortos. Esa diferencia determina la forma en que experimentan el jet lag ", dice Girvan.

Junto a sus colegas esperan que esta información permita desarrollar "estrategias para combatir trastornos del ritmo circadiano asociados a viajes que cruzan zonas horarias o al trabajo por turnos", por ejemplo.

Más que sueño

El jet lag suele aparecer tras vuelos que implican tres o más franjas horarias de diferencia. Se estima que al viajar de este a oeste, el organismo tardará en adaptarse la mitad de los husos horarios viajados (si hay cuatro husos de diferencia, demorará dos días). Cuando el vuelo es hacia el este, la adaptación toma más tiempo.

El tema no es menor, ya que el jet lag no solo altera el sueño. Diversos estudios confirman que también favorece la aparición de somnolencia, fatiga, irritabilidad y un menor rendimiento físico e intelectual, como explica Natalia Belmar, psicóloga de la Universidad Mayor de Temuco.

"Incluso hay gente que reporta problemas digestivos, debido a que el cuerpo no puede hacer un proceso de adaptación tan rápido".

Estos efectos son más evidentes en algunas personas que en otras. "La edad es un factor importante; en general, la gente joven tiene más capacidad para contrarrestar los efectos antifisiológicos del jet lag ", comenta el doctor Patricio Peirano, experto en medicina del sueño de Clínica Indisa.

Frente a ello, se han estudiado estrategias que ayudan a minimizar las molestias. Por ejemplo, ir programando con anticipación el reloj biológico. "Una semana antes del viaje, desplazar de a poco los horarios hacia adelante; si se viaja al este (levantarse y acostarse más temprano que lo habitual), o retrasarlos si se viajará al oeste", dice Peirano, quien también es jefe del Laboratorio del Sueño del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta), de la Universidad de Chile.

Durante el vuelo, se recomienda evitar el consumo de cafeína, alcohol y comidas pesadas e hidratar constantemente el organismo.

Si se puede escoger el horario del vuelo, "se ha visto que sirve tratar de llegar en las primeras horas del día al destino, de manera de exponer al organismo a la luz diurna", precisa Belmar, quien agrega que al llegar hay que evitar ejercicios o actividades extenuantes, sobre todo en los primeros días.

El doctor Peirano comenta que existe la posibilidad de consumir melatonina, hormona que ayuda a regular el reloj biológico. También existen terapias de luz. Una posibilidad es pasar varias horas frente a luces brillantes durante el día para favorecer la transición del cuerpo al nuevo horario.

En febrero pasado, investigadores de la Universidad de Stanford (EE.UU.) dieron a conocer un método más sencillo: exponer a los viajeros a breves flashes de luz mientras duermen, previo al vuelo, lo que ayuda a "resetear" el ritmo circadiano.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x