Baño, Regadera, Ducha

Shutterstock

FOTOS: Los 10 peligros que viven en el baño

Hasta usar mal el jabón te pone en riesgo

05 de julio de 2016 08:08 pm

Por: INDICEPR.COM | [email protected]

[email protected] sabemos que los cepillos dentales no se comparten y que hay que lavarse las manos antes de salir del baño, ¿no? Sin embargo, hay cosas que hacemos -a veces sin ni siquiera darnos cuenta- que pueden convertir el uso de este cuarto en una pesadilla.

Según el portal Informe21, los problemas más frecuentes tienen que ver con bacterias, hongos y agentes patógenos. Más allá de las cosas nasty que te puedes encontrar en un baño público (donde, en lo posible, lo mejor es que toques la menor cantidad de superficies posible) en tu propio baño también están estas trampas:

#1 La toalla: Muy pocas personas cambian las toallas de mano a diario, y eso es tremendo error porque acumulan humedad y es un breeding ground de bacterias. Si no tienes tantas como para cambiarlas todos los días, por lo menos úsala solamente para las manos (ten otra para secarte la cara) y, aún mejor, mejor usa papel toalla desechable.

 

Ampliar

Shutterstock

 

#2 El jabón: Creer que una barra de jabón no puede tener bacterias es otro error. Se les hacen hendiduras que acumulan sucio y no se suelen enjuagar completamente, o colocarse en un sitio donde escurran bien. Mejor busca un jabón tipo gel, en un dispensador.

Ampliar

Shutterstock

#3 Lavarte las manos y abrir la puerta: Acabas de perder el tiempo; la manija de la puerta es uno de los lugares más sucios del baño (al igual que la del inodoro). Como indican en los baños públicos, no la toques si no es con un trozo de papel de por medio.

Ampliar

Shutterstock

#4 La cesta de ropa sucia: La humedad del baño se acumulará en la ropa, creando hongos. Al lavarla, agrega a la lavadora algún tipo de desinfectante.

Ampliar

Shutterstock

#5 El cepillo dental: Generalmente este utensilio vive en el lavamanos y las bacterias del aire (sobre todo las del inodoro) caen en el mismo Surprised. Para que te vayas a la segura, enjuágalo con una solución de gluconato de clorexidina al 0.12% (se consigue en la farmacia). Además, recuerda cambiarlo cada tres meses.

Ampliar

Shutterstock

#6 El moho en la bañera o ducha: Esas manchitas verdes o negras pueden darte desde pie de atleta hasta rash en la piel. Pueden ser eliminadas con una pasta hecha con bicarbonato de sodio y agua oxigenada: aplica y deja reposar; luego cepilla bien. También venden productos para este uso específico.

Ampliar

Shutterstock

#7: El inodoro: Sin entrar en los específicos de los gérmenes y otras cosillas que viven en "el trono", bajar la cadena cuando tiene abierta la tapa es un gran no-no. Las bacterias pueden alcanzar hasta dos pies de altura y esparcirse por todo el baño, contaminando todo.

Ampliar

Shutterstock

#8 El piso de la ducha: Cuidado con los mats antideslizante o esas florecitas que se usan para el mismo propósito, porque atrapan la humedad y crean hongos. Si tienes miedo a un resbalón, instala una baranda o usa unas chanclas para no tocar el suelo ni resbalarte. Si no puedes o quieres quitar el mat, pues tienes que lavarlo con cloro o algún desinfectante fuerte.

Ampliar

Shutterstock

#9 Las alfombras: Suelen estar ubicadas al pie de la ducha y no se cambian con la frecuencia que se debiera. Idealmente, cuélgala al borde de la bañera o en la barra de la ducha para que se seque luego del uso o, mejor aún, elimínala del todo.

Ampliar

Shutterstock

#10 Las ventanas: Mantener el cuarto de baño encerrado es un caldo de cultivo de gérmenes. Abre las ventanas o, si no tienes, mantén la puerta abierta y si es necesario prende un abanico para que se salga el vapor y se sequen las superficies.

Ampliar

Shutterstock

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x