Angélica Claudio Palacios

Suministrada

Un diagnóstico de anorexia la encaminó al microempresarismo

Angélica Claudio Palacios es la creadora de mantequillas de nueces “nut spreads”, que son la base de las recetas veganas que postea en su blog Icadelicias

07 de junio de 2016 07:18 am

Por: Coral N. Negrón Almodóvar / Para ÍNDICE | [email protected]

El primer paso para reconocerlo y enfrentarlo fue pedir ayuda. Ya lucía escuálida y débil. La compulsión por alimentarse saludablemente y controlar el peso obstruía sus anhelos de bailar ballet con exactitud.

Angélica Paola Claudio Palacios, de 19 años, debía tomar acción y lo hizo.

Tras recibir un diagnóstico que destapó una realidad dolorosa, la estudiante de nutrición de la Facultad de Ciencias Naturales en la Universidad de Puerto Rico siguió consejos y contrarrestó los daños. Afrontó la ortorexia y la anorexia con la misma convicción con la que meses antes decidió ser vegana.

SI TE INTERESA: Venden sabor libre de gluten

El suceso y el cambio de dieta impulsó la nueva faceta de su vida. Ella continuaría con los entrenamientos intensivos de baile, pero buscaría la manera de que su alimentación no careciera de alimentos indispensables. En medio del tanteo, descubrió la riqueza nutritiva de las nueces y cómo estas podían ser de gran beneficio para sí y para los demás.

“Pensé en que yo podía hacer algo para proveer esas grasas esenciales y proteínas que tanto necesitamos los veganos. Empecé a inventar y finalmente creé mantequillas de nueces. Ya sabía que en Puerto Rico los locales que brindan productos a base de nueces son muy costosos…actué para que se sepa que un estilo de vida vegano no es aburrido ni caro, sino variado y divertido”, relató la joven sobre el proceso que inició en el 2014.

Es así como surgió el blog Icadelicias donde Claudio Palacios postea recetas veganas a base de las mantequillas de nueces creadas por ella misma. Al tiempo, con el respaldo recibido, comenzó a comercializar su producto y desarrolló la microempresa que lleva el nombre del blog.

“Mi meta era hacer que la nutrición esté accesible a las personas”, puntualizó la artesana de “nut spreads”, quien con “extrema disciplina y organización” continuó preparándose en la compañía Danza Fusión —bajo la dirección de Caroline Pacheco—, tomando clases universitarias y recibiendo talleres sobre cómo manejar un negocio.

SI TE INTERESA: El dulce sabor de la reinvención

En el Centro para Puerto Rico de la Fundación Sila María Calderón —organización privada sin fines de lucro con sede en Río Piedras— la bailarina adquirió herramientas útiles para convertirse en empresaria. Participó del Programa de Formación Empresarial para Jóvenes Adultos y conoció sobre “empresas saludables”, principios de contabilidad, mercadeo, manejo de redes sociales, entre otras cuestiones.

Al mismo tiempo, se asesoró sobre la Ley 135, que exime a los jóvenes empresarios de pagar contribuciones al iniciar el oficio, y sobre la iniciativa AgroInnova, en Caguas, donde pudo alquilar un espacio que ya poseía los permisos gubernamentales necesarios para confeccionar el producto. De esta última, lamentó que por no estar emancipada no se le ha otorgado un incentivo económico que le permitirá tener un local propio y aumentar la producción, venta y distribución.

“Llegar a todos los clientes no es fácil”, explicó la joven que ha optado por hacer envíos por correo a los residentes de municipios distantes al área metropolitana.

“Es un gasto demás para ellos y no quiero que sea así”, machacó con la esperanza de ser la ganadora del Premio Santander a la Innovación Empresarial otorgado por la institución bancaria en unión con Universia Puerto Rico.

De resultar así, Claudio Palacios haría realidad su sueño de emular a dos bailarinas del Boston Ballet, quienes son propietarias de las barras energéticas "Barre".

“Me veo como una bailarina empresaria. Yo nací para bailar ballet y eso nunca lo dejaré, pero también tendré mi empresa”, afirmó con entusiasmo. Con la victoria también logrará que Flavors of Puerto Rico, que exige un mínimo de 100 productos, distribuya sus margarinas. Como ha recibido apoyo de Norteamérica, Latinoamérica y Europa, Angélica confía en su triunfo.

Su microempresa es tan suya como su talento para la danza. En ella lleva gran parte de la historia de su vida incluyendo el hecho de que su hermana menor, quien de bebé no sabía pronunciar su nombre completo, la llamaba “Ica”.

Presiona aquí para visitar la página de Brands of Puerto Rico

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x