Sexo

Shutterstock

¿Existe tal cosa como demasiado sexo?

El sex drive de cada persona es distinto

31 de mayo de 2016 07:45 pm

Por: INDICEPR.COM | [email protected]

Para los que realmente les gusta, el sexo nunca es suficiente y, para los que no, que su pareja o compañ[email protected] de cama le pida una sesión íntima puede ser un castigo. Al final, la pregunta en la cabeza de muchos es, ¿es normal mi deseo sexual? 

Para empezar, "normal" es algo bien relativo, según explicó la sex coach Amy Levine a la revista Bustle. Hay quien quiere tener relaciones a diario (o más de una vez al día) o quienes prefieren una o dos sesiones al mes, y están perfectamente contentos. 

El issue aquí es cuando los deseos de cada cual no compaginan, y comienzan los roces: uno se siente insatisfecho y el otro presionado, cuando ese encuentro íntimo es, precisamente, una de las expresiones de deseo más naturales del mundo y nunca debería ser ejercida bajo coerción. 

Para que tengas una idea, chequea estos cinco puntos: 

#1 Cada quien es distinto: Hay quienes tienen la libido en high todo el tiempo y siempre están pensando en el sexo, y esto no es necesariamente un problema -a menos que interrumpa la vida diaria o se convierta en una obsesión-. Por el contrario, está quien no lo ve como una prioridad y puede pasar semanas sin tener relaciones sexuales. Para los gustos, los colores. 

#2 Es unisex: Nada que ver con el mito de que los hombres piensan y quieren más sexo: las mujeres también tienen una energía sexual alta pero, en ocasiones, se les llama "ninfómanas" y se les hace pensar que están mal. Si es el varón quien no quiere tener relaciones, entonces la sociedad también le condena y le minimiza. En ambos casos, es un grave error, según Levine. 

#3 Cambia constantemente: Desde la edad hasta los cambios hormonales, el estrés o la rutina y factores hasta enfermedades inciden en el deseo sexual. Lo que sí debes tener pendiente es si ves un cambio drástico en tu patrón regular, porque podría ser señal de algún padecimiento. 

#4 Hablen del asunto: Si encuentras que sus respectivos empujes sexuales son diametralmente distintos -uno quiere, otro no- pues puede ser un asunto de química y debe trabajarse, ya sea en terapia de pareja o conversando. Por otro lado, si el dry spell dura unas semanas, pues demuéstrense afecto de otras formas que no necesariamente tengan que culminar en el coito, porque lo importante es compartir íntimamente. 

#5 Sincérense: Si llegaron al punto en el que cada intento de intimidad se convierte en una pelea o una lucha de poderes, hay que reevaluar si quieren continuar la relación. Dejar de hablarse, buscarse amantes o "despecharse" dentro de una botella de alcohol no es la solución. Las cosas se hablan, sobre todo entre adultos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x