Tacones

Shutterstock

Las famosas y la Internet se rebelan contra los high heels

Las féminas prefieren la comodidad de los zapatos flats

14 de mayo de 2016 08:51 pm

Por: Lousif A. Nevárez De Gracia | [email protected]

Una de las muchas presiones que la industria de la moda ha dejado caer sobre las mujeres es el uso de los tacones altos. Pareciera que no puedes ser glamorosa, elegante o profesional sin ponerte un traje de marca y unos high heels, una pieza de vestimenta de uso común entre las más famosas y que –increíblemente- es requisito para las del sexo femenino en muchos centros de trabajo.

Esta semana ha sido de reivindicación para las mujeres que prefieren la comodidad de los zapatos flats. Pero, más que eso, de rebelión contra los códigos de vestimenta calificados de sexistas por imponer el uso de calzado que no solo es incómodo luego de unos minutos, sino que también es perjudicial a la salud.

Recordemos la revelación que hizo Thalía sobre sus afecciones en sus articulaciones, caderas y espalda por toda una vida en tacas, y la ya muy citada expresión de la Posh Spice Victoria Beckham: “I just can’t do heels any more”.

El jueves la actriz Julia Roberts causó revuelo al pasar descalza por la alfombra roja del Festival de Cine de Cannes. Se trató de una respuesta al incidente del año pasado, cuando se les vetó la entrada a varias asistentes por llevar zapatos planos. La iniciativa de Roberts fue catalogada por la revista francesa L’Express como un “verdadero acto de militancia feminista”.

Ampliar

Andreas Rentz / EFE

Otras que también retaron las convenciones fueron Susan Sarandon y Kristen Stewart, protagonista de la saga Twilight.

El acto ocurre al tiempo en que una fotografía de unos pies ensangrentados al lado de unos zapatos de tacón de punta fina continúa difundiéndose viralmente en la red como una denuncia contra los patronos que los exigen a las mujeres como parte de su vestimenta en horas de trabajo.

SI TE INTERESA: Mujer con los pies ensangrentados causa indignación

La imagen publicada por la canadiense Nicola Gavins muestra los pies de su amiga luego de un arduo día de trabajo como mesera en un restaurante e incluye un calce contra el jefe de la mujer, quien supuestamente le recalcó que los zapatos eran parte de su uniforme. La empresa, dijo, también les exige a las trabajadoras comprar uniforme, mientras que los hombres pueden ir con cualquier prenda negra de su closet.

Los usuarios en redes reaccionaron al post pidiendo un boicot al restaurante y provocaron que la compañía reaccionara y adiestrara a todo el personal sobre la política de uso de zapatos de seguridad que, según apuntaron, pueden ser planos o altos.

La denuncia encuentra eco en el movimiento en Inglaterra que se dio a conocer más temprano en la semana, liderado por una recepcionista, Nicola Thorp, que se quejó porque se le exigía trabajar en tacones de entre dos y cuatro pulgadas.

Thorp hizo una petición al gobierno de su país para que sea ilegal el que los patronos exijan a sus empleadas utilizar tacones altos. La petición ha superado las 100,000 firmas.

Como estas, se ven en muchos países diferentes luchas por los derechos humanos y la equidad de género. La Internet ha resultado ser la principal herramienta para visibilizar sus reclamos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x