Prisma del Sol muestra el árbol de la vida creado a Yolimar Berríos.

Prisma del Sol muestra el árbol de la vida creado a Yolimar Berríos. / PARA ÍNDICE / ALVIN J. BÁEZ

Dale color a la panza con el belly painting

Guarda un lindo y relajante recuerdo de tu embarazo

05 de mayo de 2016 02:48 pm

Olga Román | [email protected]

“¡Hola! Voy a pintarte. Si tienes antojo de salir, me lo dices”.

De esta forma, Prisma del Sol (Alicia Morales Rosado) le pidió permiso a Sebastián para pintar “su casita temporal”, el vientre de su madre, Yolimar Berríos, quien tiene 38 semanas de gestación.

Prisma es directora del taller “10 centímetros Puerto Rico”, doula de parto, educadora prenatal y maestra de un colegio bayamonés. También complace a la futuras mamás al utilizar sus barrigas como lienzo. Una vez pide permiso al bebé le da rienda suelta a la creatividad utilizando la técnica del belly painting.

Durante una lluviosa mañana en el parque Luis Muñoz Rivera, en San Juan, la panza de Yolimar se convirtió en un árbol de la vida. La terapista del habla de Cidra estaba nerviosa por el proceso, pues nunca había experimentado la técnica.

Tania Silva, doula, educadora prenatal y de lactancia del Colectivo Dar Vida y del Programa SePARE, de Vega Baja, en tanto, dibujó un mándala en la barriga de 25 semanas de gestación de la doula coameña Karla Zoé Colón Rodríguez.

Karla traerá al mundo a Carlos Miguel, al que planifica tener en la comodidad de su hogar.

Prisma explicó que el arte corporal “consiste en representar con imágenes las emociones o los sentimientos por la llegada del bebé” y las creaciones son sugeridas por la madre, el padre, familia y allegados de la criatura por nacer.

“Es una terapia sensorial porque la pintura es a base de agua, no tiene químicos que puedan hacerle daño a la piel de la mamá. Usamos aceites esenciales”, describió.

“Yo le hago una entrevista a la mamá antes de comenzar a pintar, de cómo fue que se enteró que estaba embarazada, qué emociones sintió, si esperaba que fuera una nena o un nene. La mayoría de ellas dicen que lo más que desean es que sus bebés vengan con salud”, recalcó al tiempo que estableció que el proceso artístico es documentado con fotos.

“Hay veces que le canto a las pancitas de las mamás. Es una dinámica de mucha confianza y de mucho respeto”, advirtió Prisma.

“Me ha pasado que las mamás se relajan tanto que hasta duermen y yo no veo como despertarlas para la foto”, compartió entre risas.

Por otro lado, Carlos Miguel ha hecho fiesta en el vientre de Karla Zoé, moviéndose al compás del pincel de Tania, que, al tiempo, lacta a Malena, su nena de once meses de nacida.

Prisma indicó que el arte corporal que más le piden las embarazadas es el árbol de la vida. “Jamás me cansaría de pintar el árbol de la vida”, comentó la bayamonesa, quien, anualmente, pinta entre 40 a 50 vientres, en su mayoría, pasados de las 30 semanas de gestación.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x