Mujer toma agua

Shutterstock

Ya toman más agua que bebidas azucaradas en EE.UU.

La tendencia saludable sigue ganando terreno

03 de mayo de 2016 07:14 pm

GDA / El Mercurio

Fueron décadas en que la imagen global acerca de la alimentación de los estadounidenses estuvo marcada por una hamburguesa y una botella delgada y burbujeante de bebida.

Hoy, la realidad es otra. Y no se trata sólo de las recomendaciones de los especialistas, preocupados por la pandemia de obesidad que afecta gravemente a EE.UU.: Son las personas las que tomaron la decisión de optar por alternativas más sanas de hidratación. Y así lo reflejó el mercado. Por primera vez en muchas décadas, el consumo de agua superó al de bebidas con azúcar añadida.

De acuerdo con las proyecciones de Bloomberg, se espera que esta tendencia siga en crecimiento y se consolide hasta a lo menos 2020.

El resultado de una inquisición saludable...

Lo ocurrido en EE.UU. sin duda alguna marca un hito en la historia del consumo en el país. Los estadounidenses recibieron el mensaje de los expertos fuerte y claro: El tomar de forma regular y muchas veces, desmedida, - bebidas azucaradas, como jugos y bebidas, contribuye al aumento de las tasas de diabetes tipo 2, obesidad, enfermedades del corazón, cáncer y otros diagnósticos negativos para la salud.

SI TE INTERESA: El agua embotellada le está haciendo mal al planeta

De acuerdo con los analistas de mercado de Euromonitor, en contraste con la caída de las ventas de estos productos, el agua embotellada ha adquirido protagonismo proporcional. Los especialistas son claros: el agua en todas sus formas es una opción mucho más saludable que las bebidas gaseosas y los jugos azucarados.

Una batalla, pero no la guerra: ¿La clave? Educación

Los productores de agua embotellada no pueden aún cantar victoria. Una investigación sobre el consumo de bebidas endulzadas con azúcar muestra que en EE.UU. aún hay mucho camino por recorrer. Datos que revelan el consumo de líquidos entre 1999 a 2008 descubrió que los niños de segmentos más pobres tienen mayor probabilidades de consumir en exceso de bebidas azucaradas que los niños con más recursos. Lo mismo ocurre con los adolescentes con padres que tienen poca educación: Tienen mayor probabilidad de consumo excesivo y son más propensos a ingerir más calorías de estas bebidas que los adolescentes con padres con más formación. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x