7 consejos para mejorar tus hábitos alimenticios

Shutterstock

7 consejos para mejorar tus hábitos alimenticios

Conoce un poco sobre el mindfulness

29 de abril de 2016 05:56 pm

GDA / La Prensa Gráfica | El Salvador

Estar en un estado de “mindfulness” significa estar en conciencia plena de tu estado fisiológico; por ello, además de tener una dieta balanceada, es necesario fijarse horarios regulares, comer cada tres o cuatro horas y medir las porciones. Al mismo tiempo que se debe cuidar la calidad de los ingredientes y condimentos que se consumen, es por esto que la mejor forma para empezar a tener una vida saludable es comenzar a cocinar.

Incluso, muchos profesionales de la nutrición aconsejan que las personas que deseen permanecer saludables deben poseer una lonchera donde distribuyan sus alimentos diarios, donde se incluyan vegetales, harinas integrales, proteínas y frutas. A su vez, para poseer “mindfulness” es necesario prestarle atención a todas las sensaciones de nuestro cuerpo y tener presente estos siete puntos que se presentan a continuación 

Gratitud

Tómate el tiempo para agradecer la comida y apreciar el esfuerzo realizado para que esos alimentos estén frente a ti. Piensa en toda la cadena de seres humanos que tuvo que ver para llevar lo que vas a comer desde la tierra, el mar o el aire hasta tu plato. Si estás comiendo con alguien más, valora su presencia, agradece el poder compartir los alimentos. Sé consciente de que te nutres de los alimentos al igual de todo lo que te rodea.

Sentidos

Comer con todos los sentidos es un placer, detenerte en todas las sensaciones que producen los colores, olores, texturas, temperatura, humedad, sonido y volumen de la comida te permite disfrutarla al máximo. Intenta descubrir los ingredientes o disfruta cada bocado como si fuera la primera vez que lo pruebas.

Porciones pequeñas

Cambia tu vajilla por platos pequeños, menores a 22 centímetros de diámetro. Así te servirás lo que realmente necesitas y quieras comer, evitando los excesos por la culpa de dejar comida en el plato.

El arte de masticar

La digestión comienza en los labios ya que la saliva se encarga de digerir los azúcares. Masticar la comida es todo un arte porque requiere grandes cantidades de paciencia, minuciosidad y saber intercalar el movimiento de la mandíbula con la respiración. Es recomendable masticar cada bocado de 20 a 40 veces para que al tragar sea una papilla y esto aligere el trabajo del estómago. Durante el proceso puedes descubrir sabores y texturas de la comida.

Come sin apuro

El ritmo de vida nos impide tomarnos el tiempo suficiente para comer sin prisas, pero si de nuestra salud se trata, es importante encontrar el tiempo para hacerlo. Los beneficios de comer lentamente comienzan pasados los 20 minutos, que es cuando el cerebro detecta los estímulos de saciedad. Si comes con tu mano no dominante, te ayudará a comer más lento y hacerte consciente de las cantidades de comida que te llevas a la boca. Lograrás sentirte satisfecho con menor cantidad de comida.

Comer siempre

Comer con hambre hace que aumente la velocidad de ingesta y modifica tus decisiones en cuanto a tus alimentos. Podemos establecer horarios para las comidas si tu vida es estructurada, si no puedes poner una alarma en tu reloj o teléfono móvil para recordarte que tienes que comer. 

Los vegetales son tu mejor compañía

No quiere decir que te vuelvas vegetariano, si lo haces también está bien. Si conviertes los vegetales en la base de tu alimentación, entonces podrás obtener minerales, vitaminas, fibras, grasas y proteínas de ellos, convirtiendo tu dieta en una sana alimentación. Te ayudan a sentirte confortablemente satisfecho sin que sea con una cantidad excesiva de comida. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x