Bolsas plásticas

Jorge Ramírez Portela / Para ÍNDICE

De la mano de un tree hugger

Félix Cardona le da nueva vida a las bolsas plásticas en prácticas creaciones

26 de abril de 2016 06:17 am

Por: Olga Román | [email protected]

Aunque sacar adelante a Moeh, una línea de accesorios hechos con bolsas de plástico recicladas, ha sido cuesta arriba, el artesano Félix Cardona no se quita de hacer su parte por el ambiente.

“Desde pequeño, he sido tree hugger, pero por el qué dirán, no lo expresaba, hasta que hace dos años, exploté y dije: ‘yo quiero proteger el ambiente; voy a hacer todo lo posible para lograrlo’”, recordó el diseñador y fundador del estudio Tikismiki Creative Solution.

El joven de 27 años explicó que Moeh ofrece artículos como tote bags, billeteras para hombres y mujeres, placemats, tiestos, bookmarks, business card holders y makeup bags. Los precios fluctúan entre $1 a $55.

“Todos mis productos son únicos por el material. Como cada plancha de plástico que yo hago es diferente, eso permite que todos los productos sean diferentes”, describió.

El microempresario vende su línea en ferias de artesanías, mercados urbanos y a través de pedidos. De hecho, Cardona comentó que sus wallets han sido enviados a destinos como China, México y Estados Unidos, entre otros.

“Los jóvenes se interesan en el producto por lo que significa, que su enfoque es la preservación del medioambiente”, comentó.

El artesano halló inspiración y ese “push final” que necesitaba con la línea “No Tire” (de accesorios hechos con “tubería de goma”) de uno de sus profesores de la Universidad del Turabo, donde estudió diseño industrial.

¿Y por qué bolsas de plástico?

“Por la abundancia de estas bolsas contaminando el medio ambiente, las playas y árboles. Hay muchas criaturas marinas y terrestres que se las comen y eso no me gusta. Me pone mal”.

Cardona, quien aprendió en Internet cómo utilizar el material, explicó que encuentra las bolsas en tiendas y mediante donativos; las limpia; usa calor y presión para fundirlas en varias capas para lograr espesor; las lleva a una fábrica en Humacao para el proceso de troquelado y luego, regresa a su taller en Río Grande, donde con una sola máquina de coser, confecciona cada pieza (que puede estar compuesta por entre 8 a 50 bolsas).

“Hace tiempo paré de contar cuantas (bolsas) he reciclado, pero cuando paré, ya eran 10,000”, narró el diseñador, que recientemente, dio charlas sobre reciclaje en una escuela y tiene previsto dar más.

“Otra cosa que hago por medio de este proyecto de reciclaje es educar sobre la importancia de la conservación del medio ambiente”, afirmó.

Sin embargo, a pesar de tan importante gesta, el microempresario no está “satisfecho en cómo va el proyecto”.

“Yo me lo disfruto 100 %, pero no ha sido fácil. Yo he estado por quitarme 20 mil veces, pero siempre hay personas que no me dejan quitarme”, expuso.

Para más información o pedidos, visita las páginas de Facebook e Instagram tikismikipr o escribe a [email protected]

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

x