Marihuana medicinal

Alvin Báez / Para ÍNDICE

El alivio detrás del cannabis

Raymond Vargas se automedica tras diagnóstico de cuadriplejia incompleta

20 de abril de 2016 07:24 am

Por: Némesis Mora Pérez | [email protected]

En uno de esos meses de verano, cuando el calor se impone sin pena ni gloria, Raymond Vargas quiso darse la vuelta por la represa de Orocovis. Tenía ganas de zambullirse en el agua fría, simplemente pasar un buen rato.

Al tirarse desde lo alto, el cuerpo del joven terminó sobre las piedras, con la séptima vértebra cervical fracturada y sin movimiento en las piernas. Era el año 2009 y apenas tenía 17 años.

El doctor le diagnosticó cuadriplejia incompleta (solo puede mover sus brazos) y con ello, un arsenal de medicamentos para cada dolor, incluyendo ansiedad y depresión.

Al percatarse de que los fármacos no le aliviaban el dolor, decidió automedicarse a través de la inhalación de cannabis.

“Desde el principio me di cuenta de que no me bregaban los medicamentos. Me daban como tres minutos de tranquilidad y después me daba el doble de espasmos”, sostuvo Vargas.

“No se me hizo fácil tomar la decisión porque cuando uno está en la escuela te dicen que fumar marihuana es malo. Que si la fumas, obligatoriamente vas a usar cocaína y otras drogas. Le tuve miedo. Además de que en la escuela no me juntaba con nadie que fumara”, reflexionó el joven de 24 años.

Y tampoco se les hizo fácil a sus padres, con los que aún convive.

Ampliar

Alvin Báez / Para ÍNDICE

Según aseguró Vargas, fue con temor a donde ellos para dejarles saber que consumía cannabis para aliviar los dolores y espasmos. Aunque titubearon, “tuvieron una mente bien abierta y se dieron cuenta de que me hacía más bien que mal”.

Desde que Vargas decidió comprar una pipa y comenzar a fumar cannabis tres veces al día, sus dolores se han aliviado, los espasmos son menos frecuentes, duerme mejor, tiene más apetito y se despierta con más ánimo que antes.

Mientras se pasea por su casa en silla de ruedas, confesó con el semblante tranquilo que consume aproximadamente siete gramos semanales de marihuana.

En la semana, explicó el joven, separa un budget aproximado de $60 para comprar marihuana.

Luego de darse su “section” mañanero, Vargas sale del cuarto más relajado, un tanto más conversador y con menos inhibiciones. Es palpable el cambio, es evidente la mejora.

Vargas logró dejar los tabúes y miedos a un lado y decidió explorar otras vías para sentirse mejor de salud y con él mismo.

“Fue un proceso bastante largo y fuerte. Pero al fin de cuentas, el cannabis me ayudó demasiado a superar los dolores y esa depresión que tenía”, aseguró el joven.

Vargas logra consumir su dosis de marihuana diaria por medio de la identificación que le proveyó la Red Cannamédica de Puerto Rico.

Aunque este grupo no cuenta con la autorización ni permisos por parte del estado, su fundador, Ramberto Cobián, aseguró que la red es una “comunidad autónoma” que cuenta con “el permiso de Dios” para crecer y distribuir el cannabis entre sus 115 “pacientes” con enfermedades como artritis, cáncer y fibromialgia.

CANNABIS EN LA ISLA

El 28 de diciembre se aprobó el Reglamento número 155 para el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, fabricación, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal.

A pesar de su existencia y el aval del mismo por parte del gobernador Alejandro García Padilla, el Departamento de Salud aún se encuentra en plena estructuración para hacer del cannabis un medicamento asequible para pacientes con enfermedades debilitantes, expuestas en el reglamento.

Ampliar

En la foto, Raymond Vargas (d) y Ramberto Cobian (Fundador Red Cannamedica de PR) (i).

Alvin Báez / Para ÍNDICE

Se estima que para el mes de septiembre los pacientes puedan llegar hasta el dispensario más cercano y comprar sus gramos de cannabis.

Antes de esto, según explicó a Índice la licenciada del Departamento de Salud, Mayra Maldonado, es medular preparar un currículo para que los médicos se certifiquen y puedan recomendar el consumo de marihuana a pacientes.

Mientras el Departamento trabaja con ese currículo, se preparan para recibir propuestas por parte de terceros para el cultivo de la planta.

Una vez esto hecho, el ciudadano puede entregar el formulario para sacar la tarjeta de identificación que lo clasifica como paciente para el uso de cannabis medicinal.

Para solicitar la tarjeta, la persona, mayor de edad, debe entregar lleno el formulario del Departamento de Salud, incluyendo un juramento ante un notario. Debe traer una certificación de un médico bonafide recomendando el uso de la marihuana medicinal.

Además, el paciente necesita entregar una copia de un documento de identidad con retrato y firma y un cheque certificado a nombre del Secretario de Hacienda por la suma de $25.00.

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

x