Juventud, Jóvenes, Amistad

Shutterstock

10 cosas que luego te arrepentirás de no haber hecho

No permitas que se te vaya la vida y termines diciendo "¿por qué no lo hice"?

09 de abril de 2016 04:08 pm

Por: INDICEPR.COM | [email protected]

"Juventud, divino tesoro...", cantaba el gran poeta Rubén Darío. Y sí, lo es, aunque mientras la vivimos nos parece eterna y, para algunos, no necesariamente un tesoro.

No podemos esperar a "ser grandes" y hacer lo que nos dé la gana, pero [email protected], la juventud se va en un abrir y cerrar de ojos. Y cuando menos te lo esperas, entre el trabajo, la familia, las responsabilidad y sí, la edad, las cosas ya no son como antes.

Así que, mientras tengas esos años recién estrenados (o estés todavía joven de corazón), mira las cosas que deberías estar haciendo, antes de que luego, un día, te despiertes y te arrepientas.

#1 Enamorarte como idiota: En algún momento de tu vida debes caer [email protected] por alguien y no solo sentirlo, sino decirlo. Sentir amor por otra persona es, a la vez, una bendición y una maldición, porque entregas el corazón a [email protected] a la espera de que no te lo destroce. Al final, si te lo destroza, al menos te atreviste y en serio, no pasa nada. Volverás a rebotar.

#2 Viajar a al menos un destino soñado: Así sea ese pueblito jalda arriba que no has querido visitar porque te mareas en la carretera o coger un barco y cruzra el Atlántico, haz los preparativos y date el gusto. Llegará el punto en el que viajar se convertirá de una mochila a tres pasajes, diez maletas y vario$$$$$$$$$$$ pesos más.

#3 Hacer algo que parecía imposible: Tirarte de un avión, escalar una montaña, correr un maratón, subirte a un ring de boxeo... todo requiere disciplina, preparación y mucha valentía y cuando estás joven estarás más dispuesto al sacrificio y con menos miedo a intentarlo.

#4 Un roadtrip de locura: ¡Backpacks, un carro o avión y nos fuimos! No lo pienses dos veces. Quédense donde puedan, vayan a destinos no explorados, prueben comidas distintas. Ahorren entre todos para compartir gastos y quédense en hostales, o incluso en el mismo carro (si todos caben). Ésos son los viajes que no se olvidan.

#5 Hablen frente a frente: Ese arte perdido de conversar por horas sin distracciones (sí, ese celular que tienes en la mano es una de ellas) es invaluable. No querrás llegar a una edad más madura y darte cuenta que viste el mundo a través de una pantalla. ¡Conversa, comparte, pasea!

#6 Vive por ti, no por [email protected]: Ser solidario es maravilloso y ayudar súper importante, pero si te encuentras que tu tiempo se centra en hacer por los demás y dejándote de lado, luego te vas a arrepentir. No digas que no, pero tampoco que sí todo el tiempo. Date tu espacio para recargarte.

#7 Estudia lo que realmente quieras: Así sea una maestría en hacer trompos, si eso es lo que te apasiona, hazlo. Muchos padres empujan a sus hijos a estudiar esto o aquello porque son sueños de ellos que no pudieron materializar, pero ese no tiene que ser tu destino. ¿Quieres ser rockero? Coge la guitarra y practica. ¿Te encanta la repostería? Hornea y vende tus productos. ¿Lo tuyo es la computadora? Estudia programación. En fin: haz lo que en verdad te nace, no lo que te dicen.

#8 Cuida tu cuerpo y mente: Créenos, que con los años te vas a dar las gracias a ti [email protected] Deja de odiar esa panza o las espinillas de tu cara y empieza a hacer algo al respecto. Cuídate, aliméntate bien, ve al médico si algo se siente raro... no te descuides. Si vas dejando las cosas para después, llegan todas de un solo golpe. Créenos.

#9 Cultiva el espíritu: Ya sea que creas en la religión tradicional o en el Flying Spaguetti Monster, debes poder creer en algo que sientas que te dé ánimos cuando estés alicaí[email protected] Si lo tuyo no es la religión, también está perfectamente bien: busca un rincón en el que puedas recargarte y limpiar tu interior de los pesares del día, ya sea con meditación, caminando, haciendo yoga, nadando en la playa... Te vas a sentir mucho mejor.

#10 ¡Juega! No es solo cosa de niñ@s. ¡Jugar cuando eres más grande o adulto es maravilloso! Ve a volar chiringas, métete en un parquecito, sopla burbujas, rueda por la ladera de El Morro o simplemente vuelve a tus juegos de infancia. Por un rato, te sentirás [email protected], con esa pureza que se va perdiendo con los años y las cargas. ¿Y si te miran raro? ¡Invítalos a participar!

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x