Danitza Vázquez Maccarini

Danitza Vázquez Maccarini / Para ÍNDICE / Ángel Luis García

VÍDEO: Jugadora de la vida sobre el tablero

Danitza Vázquez Maccarini cuenta cómo ha enfrentado los retos del deporte que le ha enseñado a cómo vivir

22 de marzo de 2016 07:00 pm

Por: Libni Sanjurjo | [email protected]

El ajedrez es más que un deporte, te puede enseñar a cómo vivir la vida. Danitza Vázquez Maccarini está convencida de eso.

Con tan solo 15 años de edad, la campeona nacional de ajedrez ha aprendido a aplicar las destrezas del deporte ciencia a su existencia, evidente en su admirable madurez y elocuencia al hablar. Lo hace sin despojarse de las actividades propias de la adolescencia como las salidas al cine, los sleepovers, las series de Netflix e, incluso, “mi crush”.

Su aventura con el tablero inició a los siete años de edad cuando le ofrecieron participar en el club de ajedrez del Colegio San José de Caguas sin sospechar que demostraría habilidad en el juego, ya que aprendía rápido y tenía buena memoria. De ahí le recomendaron subir un escalón: la Casa del Ajedrez.

Danitza tenía interés en el teatro, pero tras ganar su primer torneo escolar en el Colegio de Notre Dame, por encima de estudiantes con más de un año de experiencia –que era lo que ella tenía entonces–, confirmó que tenía futuro en el ajedrez. “Tengo que ser buena en esto”, se dijo. Desde entonces, el deporte se ha convertido en parte de su vida.

SI TE INTERESA: 12 curiosidades del ajedrez

La joven campeona ha representado a Puerto Rico en torneos internacionales logrando posicionarse en el puesto 85 en el escalafón de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), categoría juvenil.

“Practicar el deporte me ha ayudado un montón, a crearme yo como persona. Te ayuda a tener ese liderato”, afirma. “Si todas las personas lo jugaran, podrían fortalecerse más como individuo”, agrega.

UN MUNDO DE PACIENCIA

Según la ganadora del título Woman International Master, lo que la convirtió en la ajedrecista más joven en el mundo con esa distinción, el ajedrez te ayuda a desarrollarte en el ámbito social, intelectual y personal.

Por un lado, el que juega ajedrez tiene que aprender a aceptar las normas y el resultado, porque no siempre ganarás, puedes perder o empatar. Intelectualmente, el juego estimula el pensamiento lógico-matemático, el análisis y la organización. En lo personal, promueve la tolerancia, la disciplina, la concentración y la paciencia; estimula el planificar y trazarse metas y el ser flexible, porque “si no te funciona irte por un lado, te vas por el otro”. En fin, moldea tu carácter.

Danitza, por ejemplo, aplica la planificación a las tareas de la escuela: no dejar para un día antes lo que te asignaron hace una semana. “En el ajedrez tienes que planificar con mucha anticipación las jugadas y calcular por adelantado”, explica la joven, quien ostenta la Triple Corona de la Federación de Ajedrez de Puerto Rico.

El desarrollo de la paciencia también ha sido otra de sus grandes lecciones.

“En la vida tienes que ser paciente, pero mantenerte abierta a las oportunidades, igual que el ajedrez; como es un juego largo, se puede tardar tres, cuatro o cinco horas en terminar, y tienes que ser bien paciente pero debes mantenerte alerta a los posibles errores que pueda cometer tu rival u oportunidades que tú mismo puedas crear en el juego”, destaca.

Pero no solo desea aplicarlo a su vida.

Danitza aspira a que el ajedrez pueda ser practicado en todas las escuelas de la Isla porque afirma que puede ayudar al desarrollo social de la Isla.

“El ajedrez ayuda a Puerto Rico a largo plazo porque jugar al ajedrez te desarrolla inteligencia y te ayuda a pensar, y una sociedad de seres pensantes, que pueden analizar más allá de lo que toda persona puede analizar, que no van a ser engañados fácilmente, que saben dónde buscar, que pueden buscar varias soluciones, que pueden escuchar los distintos puntos de vista de otras personas, pues a largo plazo va a ayudar a Puerto Rico”, asegura.

EQUILIBRIO SOBRE LA CUERDA

La joven, sin embargo, ha pensado en quitarse cuando reflexiona en los sacrificios que ha tenido que hacer para poder mantener su nivel competitivo.

“Me voy a quitar porque yo quiero ser como un adolescente normal, ir a las fiestas y compartir con mis amigos…”, se ha dicho. Esos pensamientos se han esfumado cuando sus propios amigos la admiran por lo que ha logrado en el deporte.

Y en cuanto al enamoramiento juvenil: “Obviamente, tengo mi crush, pero sé que tengo que tener prioridades, y mi prioridad es la escuela, después el deporte y la música, mis amistades... La mayoría de las niñas se distraen y no tienen prioridades, pero si tuvieran prioridades, podrían hacer todas las cosas que ellas quieran”, menciona.

Has acumulado muchos logros, ¿cómo logras mantenerte humilde?

"Sé que lo que he logrado, no lo he logrado sola y que todo el mundo tiene la capacidad para hacer algo como lo que yo estoy haciendo o mejor… la humildad es lo mejor que tiene una persona".  

¿Sientes presión?

"Juego para divertirme porque es lo que me gusta hacer y sé que como he practicado duro y hecho muchos sacrificios pues al final…  sé que voy a lograrlo; no lo hago porque otras personas quieren que lo hagan, lo hago por mí misma, y eso me ayuda a deal with presion".

¿Cómo manejas el fracaso?  

"Es bien rara la vez que pierdo una partida y empiezo a llorar, porque nadie es perfecto, y siempre cometes errores. Lo que sí tienes que hacer es aprender de tus errores y tratar de no cometerlos muchas veces… Nunca vas a ganar todas las partidas ni todos los torneos. El fracaso, para mí, no es miedo, no es una tristeza, sino es un chance para mejorar todos los días y aprender de ello… tratar de superarme y para la próxima vencer esa barrera".

¿Y la frustración?

Trato de cambiar el método de practicar.

EL JUEGO DE DANITZA

Danitza, quien actualmente estudia en la Escuela Especializada de Ciencias, Matemáticas y Tecnología de Caguas, ostenta ocho medallas Panamericanas Juveniles, cinco medallas Centroamericanas y del Caribe y tres olimpiadas mundiales, entre otros premios. Ahora su norte mira hacia el podio de una Olimpiada.

“Significaría que he roto otra barrera más… nadie en Puerto Rico ha ganado una medalla en un mundial… significaría que estamos haciendo progreso como Isla”, expresó.

Para cada torneo, la adolescente lee libros, observa vídeos de partidas ilustres, practica con su entrenador y participa de fogueos. Su tiempo de práctica puede ser de cinco horas semanales si está en periodo escolar, tiempo que aumenta durante las vacaciones. 

¿Cuáles son las características que debe tener un jugador de ajedrez?

"Tenemos que ser persistentes, saber un poco de todo, ser disciplinados y tener concentración. También hablamos mucho".

¿El jaque mate más importante de tu vida?

"El último partido porque gané el Campeonato Nacional Absoluto de Puerto Rico y me convertí en campeona nacional; fui la más joven y la primera fémina en hacerlo en todo Puerto Rico, es mi victoria más importante".

¿Y el jaque mate más importante a nivel personal?

(Ríe) "Sí (lo tengo), pero no sé si voy a intentarlo todavía…".

¿Hay una jugada perfecta?

"No hay, pero mi preferida es cuatro con blanca y cinco con negra".

¿Pieza preferida?

"El caballo… es la única pieza que pueda brincar otras piezas". 

¿Tienes algún ritual?

"No, pero siempre como chocolate antes de jugar y jugo".

¿Lo más retante?

"Cuando voy a las competencias porque mis contrincantes van con entrenadores y yo no, porque el ajedrez no es parte del Copur, y un entrenador es costoso; ellos tienen esa ventaja sobre mí".

¿Ves la vida como un juego de ajedrez?

"Sí, tienes que prepararte. Tienes que estudiar. Siempre vas a tener competencia".

¿Qué valor le das al tiempo?

"Tienes que saber cómo manejar el tiempo".

Ya han pasado nueve años desde que la entonces niña comenzó a conectarse con las piezas y el tablero del ajedrez, periodo en el que ha puesto en práctica el mejor consejo que le han dado: “Que nunca me rinda; que siga adelante, que aunque voy a perder –obviamente, esa no es la mejor sensación–, aprenda de eso porque ganas experiencia, que nunca me limite”.

Y si sigue ese consejo, no sería ilusorio pensar que logre esa medalla olímpica para Puerto Rico.

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

x