Perro

Shutterstock

Cuando terminan las vacaciones, tu mascota lo resiente

Conoce las señales de alerta

29 de febrero de 2016 08:16 am

Por: GDA / El Mercurio

Al igual que los humanos, los animales pueden estresarse cuando se enfrentan a situaciones difíciles como, por ejemplo, el retorno al trabajo de sus dueños después de haber pasado las vacaciones junto a ellos.

Erick Lucero, etólogo del Colegio Médico Veterinario de Chile, explica que el estrés producido en los animales por perder repentinamente el contacto con sus dueños, después de haber pasado periodos largos conviviendo con ellos, se manifiesta a través de cambios en su comportamiento. Esto afecta a los perros y a los gatos, pero más a los primeros, ya que son animales de grupo, que necesitan compañía.

Las señales de alerta

"En el caso de los perros los síntomas más comunes de estrés son que disminuyen su apetito, aúllan o ladran por períodos prolongados, destruyen su entorno o desordenan elementos asociados a sus dueños. Podrían, incluso, lamerse excesivamente y herirse, lo que es una conducta más crónica y peligrosa. Los gatos maúllan más, marcan con orina distintos lugares del hogar y arañan excesivamente su entorno. También pueden dejar de comer o incluso de acicalarse, una conducta muy importante en ellos. En ambos casos, el estrés también puede generar caída de pelo, pero no en exceso", explica Lucero.

Carol Muena es funcionaria pública y tiene 10 gatos, pero Agustín, de cuatro años, es el que más sufre cuando terminan las vacaciones. "A él lo crié desde que tenía dos semanas, así que el apego conmigo es mayor. Cuando vuelvo a trabajar y queda solo se enoja y orina en todas partes, especialmente sobre mi cama y sobre los quemadores de la cocina. Cuando llego se sube al refrigerador y maúlla, pero es un 'miau' triste", cuenta.

Comportamientos como estos debieran durar una o dos semanas. Si no, hay que consultar a un experto.

Sin embargo, también se puede ayudar a que las mascotas no sufran la repentina ausencia del dueño.

"Alrededor de una semana antes de volver al trabajo hay que comenzar a dejarlos solos por periodos cada vez más largos. Si no se mantuvo la rutina del año en las vacaciones (en cuanto a horario de paseos, comida y juegos), hay que volver a ella paulatinamente para que no se estresen. Otra forma de evitarlo, en el caso de los perros, es llevarlos a una guardería para que sigan en actividad y no resientan tanto el cambio de pasar todo el día con su familia a estar solos", aconseja Lucero.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x