Sexo, Pareja, Cama, Relaciones

Shutterstock

Los 7 pecados masculinos del sexo

Todos son remediables si tienes interés

21 de febrero de 2016 09:47 pm

Por: INDICEPR.COM | [email protected]

Llegas, le quitas la ropa, la medio tocas, entras, ves las estrellas y te vas a dormir. ¿Así son tus relaciones sexuales? Pues permítenos educarte.

Un encuentro íntimo es mucho más que el acto sexual como tal. Según la publicación Mejor con Salud, para las mujeres el preámbulo es vital para sentirse deseadas y, en el caso de parejas estables, amadas: ese novio o esposo que se sigue comportando como el revolcón de una noche le mata las ganas a cualquiera.

Si te has dado cuenta que tu pareja no parece responder con entusiasmo a tus avances -o que las relaciones íntimas ya no tienen la misma chispa-, examina si estás cometiendo alguno de estos errores:

#1 La dejas toda babeada: Los besos profundos y lamidas pueden ser bien eróticos. Ahora, no muchas mujeres disfrutan terminar "embadurnadas" de saliva. Ante la duda, pregunta o ve de a poco.

#2 Demasiada fuerza: Ya sea tocándola, mordiéndola o halándole el pelo (que puede ser bien rico), del placer al dolor hay un paso. El cuerpo es sensible y si está excitado, mucho más. Cuidado con no dejarle moretones, por favor.

#3 Los pezones no son juguetes: Dependiendo de qué le guste a ella, podrá disfrutar del roce, los besos, chupadas, etc., pero aplicar demasiada fuerza o pellizcar esta zona es un no-no. Si le gusta, perfecto: que te lo diga. No lo asumas y no te sobrepases.

#4 O tocas bien, o no toques: Las caricias más abajo del ombligo vuelven loca de placer a cualquier mujer, si se hacen bien. Ahora, restregar con fuerza o halar causa dolor y será tremendo turn-off. Deja que ella te guíe o pregunta y, en cuanto le empiecen a temblar las piernas, sabrás que vas por excelente camino.

#5 Hablar sin parar: Los nervios le dan a cualquiera y no parar de hablar puede ser uno de los efectos, que pueden terminar desviando su atención a la acción e incluso aburriéndola. Dedícate a ella, mira sus movimientos, escúchala y, a la vez, di lo que quieres, pero no montes conversaciones interminables. Aquí, los labios se hicieron para besar.

#6 No preguntes de más: Si ya la tienes en tus brazos y te sorprende con una movida, no le preguntes de quién la aprendió porque a) te puede ser ultrasincera y dejarte en shock; b) molestarse por tu averigüamiento o c) ofenderse, darte una bofetada, levantarse y dejarte allí con la duda. Disfrútalo... ¿qué importa de dónde lo sacó?

#7 Olvidarse que está allí: Una mujer, por más que le guste el sexo salvaje o por menos que le importe la relación que haya entre ustedes aparte de lo sexual, nunca va a apreciar que la traten como juguete sexual o como muñeca inflable. JAMÁS trates con desprecio o indiferencia a tu compañera de cama... ¿te gustaría que te hicieran lo mismo?

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x