Mejunje

Suministrada

Exquisito mejunje

¿Quién no se rinde ante el café, el vino y las tapas?

10 de febrero de 2016 07:00 am

Por: Olga Román / Para Índice | [email protected]

Hace cuatro meses, el matrimonio compuesto por Jonathan De la Cruz y Wanda Torres inició una gran aventura: abrir el restaurante Mejunje, en el Viejo San Juan.

El concepto, según sus propietarios, es la fusión del mundo del café con el mundo del vino. “Queríamos tener un espacio donde se pudieran encontrar los dos”, dijo De la Cruz, que, al igual que su esposa, es barista y cuenta con muchos años de experiencia en la industria de los restaurantes.

Torres, por su parte, señaló que el menú es flexible y dinámico pues “a veces se añaden platos” y “especiales de la semana”, siempre y cuando acompañen bien al vino y al café.

SI TE INTERESA: Café versus té: lo bueno, lo malo y lo feo

En cuanto a su oferta culinaria, ambos coincidieron en que “son productos de calidad a precios accesibles”.

El menú de Mejunje es viariado y liviano, y entre su oferta diaria figuran las empanadas, los sándwiches, y por supuesto, las tapas.

Las empanadas son horneadas, y sus sabores incluyen revoltillo y chorizo, vegetales, pizza, pollo, pavo, pernil, carne molida, queso, bacalao, salmón con espinaca y sirloin, entre otras.

Hay sándwiches de sirloin, pavo, pollo, cubano, veggie, jamón y queso y mayorca; ensaladas y sopas; tapas como setas rellenas, ceviche de pescado, ceviche de camarones y hummus, y postres entre los que se encuentran bizcocho de batata, flan de café y cascos de guayaba con queso del país.

Para tomar, hay café del país, agua, jugos naturales de china, limón y kiwi-strawberry; tienen piña colada, iced tea, malta y refrescos también. Sus sangrías son hechas con jugos naturales de melón, parcha, cerezas, kiwi-strawberry y tamarindo, además de la original. Los mojitos también tienen su toque con limón fresco, parcha, coco, tamarindo y guanábana. En el lugar venden cervezas, licores y una variedad de vinos de diversas procedencias.

¿Los favoritos? El café y los pastelillos, asegura De la Cruz.

El matrimonio, que tiene dos hijas, de nueve años de edad y de dos meses de nacida, describió a su clientela como muy diversa, desde los turistas que se bajan del crucero, hasta consumidores locales que, a veces, los visitan “hasta dos veces al día”.

“Nos interesa que, con la calidad de bebida, comida y servicio, el valor percibido por el cliente sea el máximo”, comentó. A largo plazo, a los empresarios les gustaría abrir otros restaurantes alrededor de la Isla.

A pesar de que saben “que la economía está bien difícil”, la calidad de los productos no es negociable, aseguró De la Cruz.

“Creemos en nuestra Isla, creemos en nuestra gente. Podemos echar pa’ alante”, expuso el también bartender. “Esto es un camino bien cuesta arriba, pero si le pones ganas, se puede”, afirmó.

Además, la decoración del negocio es otro atractivo, pues sus paredes cuentan con murales de colores tierras y vinos pintados por el artista Pedro Torres, que plasman la fusión del el café y del vino. Los muebles y la barra, por otro lado, son hechos con paletas de madera recicladas, mientras que las lámparas fueron confeccionadas con botellas de vino cortadas.

El local está ubicado en el Paseo Covadonga, Edificio Covadonga Parking, Lote #1, frente al Muelle 4 del Viejo San Juan. Abre de martes a viernes a las 7:00 a.m., sábados y domingos a las 8:00 a.m. En la semana cierran a las 10:00 p.m., viernes, sábado y domingo a las 11:00 p.m.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x