Viajar

Shutterstock

¿Por qué es bueno viajar solo?

Viajar solo te enseña a enfrentar nuevos desafíos y profundizar el autoconocimiento

22 de enero de 2016 02:48 pm

Por: GDA / El Mercurio

Fue tanto lo que le gustó la experiencia que, en los tres años que han pasado desde ese viaje, ha recorrido Estados Unidos, Panamá y México de la misma forma: solo. "Incluso hay amigos que han querido sumarse, pero les he dicho que no".

Ser uno mismo, mostrarse tal cuál es, es lo que más le gusta a Jean Paul de irse de vacaciones sin compañía.

"Cuando viajas con gente, cada uno tiene un rol. Está el que cocina, el que es más tranquilo, el que arma todo, etcétera. Yo tiendo a ser el más organizado, pero al estar solo puedo darme el gusto de ser desordenado, de cambiar los planes a mitad del día y nadie me lo va a discutir".

SI TE INTERESA: "Dejarme plantada casi en el mismo altar es lo mejor que me pudo pasar"

Sofía Gallego (28) es otra viajera que disfruta esa soledad. "La primera vez llegué a Nueva York y no sabía qué hacer. Fui a una pizzería a comer algo y justo había unos chilenos. Compartimos un rato y después, nada, pero fue una buena coincidencia para empezar", dice.

Una terapia

Cada vez es más común, sobre todo entre las generaciones jóvenes, tomar la maleta para lanzarse a recorrer en solitario.

Los motivos son diversos, desde no encontrar a nadie que quiera viajar hasta planteárselo como una terapia.

"Es un excelente espacio para conocerse a sí mismo, ponerse metas, medirse e ir probándose", afirma Teresa Quintana, académica de la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Explorar y conocer nuevos lugares también implica un autoconocimiento, advierte Álvaro Carrasco, psicólogo e investigador del Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad.

"En cada viaje hay pequeños desafíos, hay que resolver problemas, enfrentar riesgos, y al ponerte en situaciones nuevas y desafiantes vas conociendo tus propios límites".

SI TE INTERESA: 5 países para disfrutra por $30 o menos al día  

Así fue como Jean Paul descubrió que era mucho más sociable viajando. "Tienes que sobrevivir y obligarte a conversar con gente con la cual quizás nunca hablarías. Al final, el premio es la autorrealización, porque llegas a un lugar nuevo donde no hablas el idioma, tienes que desenvolverte y lograr lo que te propusiste".

Atreverse a estar solo y disfrutarlo es otro de los desafíos que implican los viajes en solitario, según Sofía.

"Es raro, pero rico. Tienes tiempo para hacer lo que tú quieras porque no dependes de otros y eso permite que pasen más cosas inesperadas. Por ejemplo, terminé hablando con un holandés que estudiaba costura y diseñaba trajes del Carnaval de Venecia. Eso no me habría pasado si hubiera ido acompañada".

Sin embargo, no es una experiencia para todos, ni tampoco hay que presionarse para hacerlo, advierten los especialistas, ya que hay quienes no disfrutan la soledad y requieren de otros para estar bien. "Si uno se decide a hacerlo hay que estar abierto a la aventura. Lo peor sería lamentarse por estar solo y no disfrutar del momento", advierte Carrasco.

Precauciones

Si bien puede ser una gran experiencia, el viajar solo requiere ser responsable.

Visitar un destino que le sea cómodo, avisar en el hotel donde se va a estar y ojalá tener un contacto en caso de emergencias son algunos consejos de viajeros y especialistas.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x