Carlos Rosario y Rocío de la Fuente muestran los paneles.

Carlos Rosario y Rocío de la Fuente muestran los paneles. / PARA ÍNDICE HORIZONTE / ALVIN J. BÁEZ

Invierten en energía renovable

Colegio protege el ambiente

14 de enero de 2016 07:00 am

Brenda A. Vázquez | [email protected]

El Colegio Héctor Urdaneta es un perfecto ejemplo de cómo evitar dejar huellas negativas en el ambiente y obtener ahorros.

El edificio, construido en el 2002, cuenta con una segunda planta en la que se instalaron 440 paneles solares que le brindan energía a toda la estructura que alberga a 489 estudiantes desde prekinder hasta cuarto año y 38 empleados.

“La idea surgió del primer contratista que tuvimos que nos explicó las ventajas de estos sistemas solares cuando íbamos a construir el segundo piso. Lo logramos con un incentivo del gobierno que nos reembolsó el 40 % de la inversión de $389,000 con el Fondo de Energía Verde”, explicó Carlos M. Rosario, administrador del colegio, durante la visita de ÍNDICE HORIZONTE a la escuela.

El proyecto se realizó con un préstamo de USDA Rural Development y ha significado grandes ahorros económicos que se reflejan mensualmente en la energía eléctrica.

“Antes pagábamos entre $6,500 y $7,000 de luz y ahora pagamos entre $800 y $1,000. También cambiamos los acondicionadores de aire a inverters y esto no solo significa un ahorro, sino menos impacto ambiental. En un año hemos economizado 120 toneladas de CO2 (dióxido de carbono) que no se han emitido al ambiente”, destacó Rosario.

El concepto ha sido tan exitoso que lo han reconocido los funcionarios a cargo de la aprobación del préstamo.

“Vinieron representantes de Estados Unidos cuando se instalaron los paneles solares, porque usan al colegio de ejemplo de un proyecto de energía renovable que ha pagado bien el préstamo”, indicó, por su parte, Rocío de la Fuente, directora del colegio.

A este ahorro se le suma el de agua potable, ya que se recoge el líquido que generan los acondicionadores de aire a través de una tubería que mantiene llena la cisterna del colegio.

“Estos aires están prendidos todo el día y producen mucha agua. Es una manera de ahorrar sencilla y económica. Antes pagábamos entre $1,500 y $2,000 de agua y ahora entre $400 y $600. Este tipo de filosofía ambiental se la enseñamos a nuestros estudiantes”, aseguró la directora con orgullo.

Con el dinero ahorrado por los sistemas autosustentables, el colegio adquirió un carro eléctrico que no consume gasolina y el que recargan con el mismo sistema solar. “Una vez cargas el carro puedes guiarlo hasta 80 millas. No tiene mofle, por lo que no emite gases al medio ambiente”, destacó Rosario, por su parte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x