Cuando el "amor" dura 80 "texts"

La gran cantidad de dating apps están haciendo de las relaciones una pesadilla para muchos

15 de diciembre de 2015 11:00 pm

Por: GDA / El Tiempo | COLOMBIA

El primer hombre que Sally conoció a través de Tinder parecía prometedor.

"Tuvimos un muy buen comienzo", dice Sally, londinense de 30 años y quien se dedica al maquillaje artístico. "Salimos en dos ocasiones y conversamos constantemente, intercambiando unos 80 mensajes", añade.

Y entonces, sin ninguna explicación, él le envió un mensaje de texto sacándola de su vida. "Debido a que este chico no tenía conexión conmigo, tenía la capacidad de ser brutal", cuenta Sally.

Ella se unió a Tinder hace dos años después de terminar una relación y recientemente se apuntó a happn, otra aplicación que empareja a sus usuarios con personas que se hayan cruzado físicamente en sus caminos. Pero con el tiempo, y a raíz de la experiencia vivida, Sally ha aumentado su perspicacia hacia las aplicaciones de citas.

"Esa idea de satisfacción inmediata ha arruinado el sexo para toda una generación de mujeres", afirma.

Apocalipsis de citas. Los usuarios de Tinder ven un potencial partido y si les gusta el aspecto lo deslizan hacia la derecha en la pantalla. Si no, lo mueven a la izquierda, y esa persona desaparece.

La aplicación, que según la revista digital The Drum "es responsable de ocho mil millones de conexiones a través de 196 países", es la más popular de su tipo en el mundo. Tan popular como eHarmony, que cuenta con más de 66 millones de usuarios y OkCupid, por el que se envían 7,3 millones de mensajes todos los días.

Es frecuente, sin embargo, escuchar a muchas personas lamentarse del tipo de comportamiento que supuestamente promueven Tinder y los sitios de citas. Algunos titulares advierten de un "apocalipsis de citas", que "mata" el romance, mientras que otros van más allá y le atribuyen la inverosímil capacidad de destruir la sociedad.

Las mujeres jóvenes se quejan, por ejemplo, de que sus bandejas de entrada se llenan de imágenes no solicitadas y no deseadas de penes de extraños.

"Es como un catálogo de una tienda en la que todo el mundo está disponible. Es el equivalente personal de cientos de hombres de pie en un bar diciendo lo mucho que les gustas, pero que te abandonan en el momento en que entra la próxima chica caliente", opina Sally. ¿Qué tan bien equipadas están las personas para hacer frente al anonimato y a la amplia oferta de las aplicaciones de citas?

Una foto no basta. Vale decir, para empezar, que observar imágenes para decidir sobre un potencial compañero no es una novedad, dice Lucy Brown, profesora en el Colegio Einstein de Medicina de Nueva York, y coautora de varios trabajos sobre la neurobiología del amor romántico.

Enrique VIII, solo para citar un caso, encargó un retrato de Ana de Cleves para ayudarse a decidir sobre su potencial para el matrimonio, dice Brown. Aun así advierte que este no es un modo particularmente eficaz para elegir a alguien.

"Los seres humanos están programados para juzgar a las personas después de verlas en movimiento "dice", en lugar de a través de una mezcla de imágenes y mensajes fijos en una pantalla. Es muy peligroso, no se puede decir mucho de una fotografía", señala.

La experta aclara, además, que el cerebro humano está preparado para registrar detalles sobre la forma en la que alguien se mueve o la forma en la que sonríe.

"Una persona tarda en promedio tres años viviendo con alguien antes de revelar cómo es" 

Lucy Brown
Profesora en el Colegio Einstein
de Medicina de Nueva York

 

Aplicaciones como Tinder y happn son conocidas por facilitar relaciones de corto plazo. Ese es uno de los miedos más comúnmente expresados sobre el impacto social de las aplicaciones de citas: que la promesa de variedad ilimitada anima a la gente a perseguir la emoción de múltiples aventuras amorosas a corto plazo en lugar de trabajar en una asociación a largo plazo.

Esto choca con las evidencias que sugieren que durante los primeros días de una relación se producen cambios químicos dramáticos en el interior del cerebro. Ejemplo de eso son los resultados de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Pisa en 1999, que encontró que los niveles de serotonina (un neurotransmisor) en las personas que pasan por la fase inicial de amor romántico fueron comparables con los que presentan los afectados por el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Menos sueño. En el 2007, además, científicos de la Universidad de Basilea encontraron que esta etapa temprana de la pasión es comparable a la hipomanía, un estado de energía elevada, inhibiciones más bajas y una menor necesidad de sueño. Bianca Acevedo, investigadora de la Universidad de California en Los Ángeles, dice que hay un aumento de la dopamina (sustancia química que transmite señales en el cerebro) en las primeras etapas de una relación, lo que hace que la gente se entusiasme. Este sistema inconsciente de recompensas es algo a lo que los seres humanos tienden a ser adictos, para garantizar "nuestra supervivencia".

"Necesitamos la energía extra para participar en la relación y todas las cosas que implica, como hablar con ella toda la noche. Observamos esas activaciones, asociadas con la ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo, en personas recién enamoradas", explica.

De acuerdo con Brown, todo esto no necesariamente implica que las aplicaciones de citas están haciendo que la gente tenga fobia al compromiso.

"Retirarse de una relación rápidamente después de un periodo de intensidad puede ser un rasgo de la personalidad que las citas en línea permiten", señala. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x