Road trip por el oeste

Desde el faro Los Morrillos, pudieron observar la majestuosidad del mar Caribe. / Suministrada / Lymarie Rodríguez

VÍDEO Y FOTOS: En ruta por el oeste

Vino, paella, mar y mucha diversión fue lo que hallaron los participantes del tercer Road Trip de ÍNDICE

03 de agosto de 2015 07:00 am

Por: Keishla M. Carbó Otero | [email protected]

EL TERCER Verano de Road Trip con ÍNDICE partió a las 7:00 a.m. del sábado, desde el Parque Yldefonso Solá Morales, en Caguas. ¿El destino? La costa oeste de nuestra Islita.

Un centenar de personas a bordo de dos guaguas charter fueron los protagonistas de la travesía que por poco culmina a primeras horas del domingo.

La ruta transcurrió por el sur, al son de la salsa y con las “gotitas del saber” de Ángel “Piro”, Concepción, productor asociado de GFR Media quien hacía preguntas a lo largo del camino sobre las curiosidades de algunos pueblos que quedaban de paso.

“El coquí dorado sólo habita en un lugar en todo el mundo. ¿Cuál es?”, preguntó Concepción durante el recorrido, para luego replicar que “el coquí dorado sólo habita en el Bosque Carite en Cayey”.

Ampliar

Disfrutando de vino y sangrías en el local de Bodegas Andreu Solé, en Guánica.

Para ÍNDICE / Lymarie Rodríguez

Y entre datos curiosos y bailes de “la pelúa”, transcurrió el viaje hasta llegar al viñedo de Bodegas Andreu Solé en Guánica, cultivado desde 1999 con uvas Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Moscatel, entre otras.

La propietaria del lugar, la agrónoma María de Lourdes Márquez, habló sobre la adaptación de esta fruta subtropical en el Caribe, mientras muchos aprovecharon para tomarse fotos con las vides.

Luego, probaron sus productos en el local Bodegas Andreu Solé, donde confeccionan de forma artesanal el vino Doce Calles, con uvas Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, y brandy, lo que le otorga su dulce sabor. Igualmente, degustaron las sangrías Solé, disponibles en cuatro sabores: tinta, blanca, rosada y de parcha.

La segunda parada fue en la Iglesia Porta Coeli en San Germán, una de las primeras capillas de América. Allí, Ramón Vázquez, guía turístico del municipio, contó que el histórico lugar fue fundado en 1606 como un convento, y que su altar fue labrado a mano por la familia Espada en el 1820.

Ampliar

Visitando la Iglesia Porta Coeli en San Germán.

Para ÍNDICE / Lymarie Rodríguez

Al medio día el roadtrip se dirigió a la playa Combate, en Cabo Rojo, para saborear una rica paella del restaurante Annie’s Place, ubicado encima del mar. El ambiente tropical fue perfecto para recobrar energías.

Ya con “barriga llena y corazón contento” la multitud llegó hasta el Refugio Nacional de Vida Silvestre en Cabo Rojo, donde fueron recibidos por la coordinadora de servicios al visitante, Gisella Burgos. Establecido en 1974, el refugio cuenta con 1,911 cuerdas y veredas ideales para el avistamiento de aves.

En el Centro de Visitantes, maquetas informativas educaron a los presentes, y una sala de exhibición los asombró con animales disecados. También, disfrutaron de un corto documental sobre la flora y fauna del lugar.

Ampliar

En la finca Bodegas Andreu Solé en Guánica.

Para ÍNDICE / Lymarie Rodríguez

En estos terrenos formados por manglares ubican las famosas Salinas de Cabo Rojo, de donde emanaba un fuerte olor que, para muchos, fue desagradable. Por el mismo sendero continuó la travesía hacia el Faro Los Morrillos, construido entre 1875 y 1881.

Gianina Vivoni, supervisora del atractivo, abrió las puertas del faro que una vez fue la casa de los Torreros.

El recorrido incluyó una espectacular vista hacia las Salinas, la Playuela, conocida como Playa Sucia, y el mar Caribe desde el segundo piso del faro. Vivoni también llevó al grupo al Puente de Piedra, una impresionante estructura natural formada por gigantes rocas en un acantilado a la orilla del mar.

Después de gozar de estas paradisiacas estampas, el road trip se dirigió a la finca de ganado Cabo Rojo Steak. Allí, tres trabajadores se encargaron de traer a las vacas en forma de estampida al corral, mientras todos se maravillaban.

Su propietario, el venezolano Pedro Valero, reveló que solo alimentan a los animales con pasto natural por dos años para obtener carne Grassfed, la cual es baja en colesterol y rica en omega 6.

La Parguera, en Lajas, fue el spot donde culminó la aventura sabatina, con un happy hour en Isla Cueva entre picaderas, refrigerios y artesanías.

 Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x