Suegra

Respetar sus costumbres es vital en la relación con tu suegra. / Shutterstock

9 consejos para ser una buena suegra

Conoce algunos tips

18 de mayo de 2015 05:44 pm

Por: GDA

Son miles los que caricaturizan a la madre de la pareja y hasta la etiquetan como entrometida, intolerante, manipuladora y egoísta. Y es que este ser, tan adorado o tan detestado, tiene la tarea más difícil del mundo: internalizar que llegó el momento en que su “gran proyecto”, su hijo o hija, quien le daba el primer lugar, la mantendrá solo como una invitada en su vida. “Los hijos le pertenecen a la vida, no son su propiedad. Su trabajo es esmerarse en la crianza fomentando la independencia y la seguridad”, asegura la doctora en psicología de niños, adolescentes y adultos Amarilys Rodríguez.

Que sea el o la cónyuge quien ocupe ese primer lugar no siempre es recibido con agrado y desapego, por lo que esta es la queja más frecuente que tanto Rodríguez como la doctora Jennifer Fuentes Pérez, psicóloga clínica de Servicios Psicológicos Laguna Gardens, en Carolina, reciben en sus oficinas.

“Conozco un caso que la suegra le regala a su nuera el perfume que ella utiliza porque asegura que su hijo está apegado”, argumenta Rodríguez.

“Ese extraño o extraña que llegó al hogar modela valores, creencias, necesidades afectivas, inclusive religiosas diferentes a las que le enseñaste a tu retoño. Esas diferencias pueden comenzar a desatar conflictos familiares si no se manejan adecuadamente”, sostiene Fuentes por su parte.

Ambas concuerdan en que si no se establecen límites y se modela una buena actitud nadie será feliz, por lo que desde su perspectiva como consejeras de familia comparten unas reglas de oro para que cada suegra sea catalogada como “una segunda madre” para las nueras y los yernos, y no como “la villana de la película”.

Nueve consejos prácticos para ser una buena suegra:

1. Dejar que el hijo o hija elija a su pareja
El respeto es la base de toda relación saludable. Aunque se tenga la convicción de que el hijo o hija merecía a alguien mejor, se debe respetar la decisión. Esto evitará distanciamientos familiares, ya que lo menos que se busca es perder el contacto con el ser querido, pero si se lacera con faltas de respeto y se propician problemas con la pareja, no tendrá otra opción que distanciarse.

2. Evitar dar consejos no solicitados
Las suegras dan muchos consejos que nadie les ha solicitado, señalan las expertas. Decir “yo hice esto con mis hijos, deberías hacer esto y no esto” no aporta nada positivo. Son diferentes etapas de crianza. Muchas opinan sobre los cuidos de los niños, las escuelas que deben asistir y hasta cómo mantener las finanzas. Deben mantenerse al margen, ser prudentes y no opinar si nadie le pregunta. Eso cae mal y molesta a las nueras y a los yernos.

3. Aprender a aceptar las diferencias que traen los cónyuges
“No van a ser igual. No van a atender a los hijos como ellas, a lavarles la ropa ni a cocinar igual. Si en su casa las cosas no están como tú las tendrías, respeta ese espacio y no alteres las cosas del hogar (limpieza, localización de muebles, compra de artículos decorativos a tu gusto)”, establecen ambas profesionales.

4. Evitar las visitas sorpresa
No deben aparecer en la casa de los hijos sin avisar o visitar frecuentemente. Tampoco es aconsejable forzar a la pareja a hacerlo. “Hay casos que los suegros aparecen de visita cada fin de semana. La pareja, la familia necesita ese espacio para compartir, ir a cumpleaños, ir al parque. Necesitan su espacio, privacidad y ellos son una nueva familia y la estructura cambia”, apunta Rodríguez.

5. Emitir solo comentarios positivos
Evitar hablar mal de la pareja del hijo o hija. Aprender a aceptar y vivir sin hacer comentarios. “Ya el hijo escogió. Le guste o no es la madre o futura madre de los nietos”, en el caso de las nueras.

6. Ser lo más independiente posible
Agregarle al hijo o a la hija responsabilidades de otro hogar impedirá el crecimiento sano y desarrollo del nuevo núcleo familiar.

7. Jamás competir con la nuera o el yerno
Esto afecta la autoestima en la relación y crea dinámicas disfuncionales en la pareja.

8. Hablar las diferencias con el hijo o hija
De tener alguna incomodidad, en la medida que sea posible, intentar discutirlas a solas con el hijo o la hija sin hablarle mal de la pareja. Se debe exponer el problema a ser solucionado y esto no amerita criticar al cónyuge. Esto evitará sentimientos de traición entre otras emociones dolorosas.

9. En caso de que el hijo sea padre o madre jamás quitarle autoridad
Y mucho menos frente a los niños. Se debe respetar su estilo de crianza aunque no se comparta. Por otra parte, a las nueras, Rodríguez les aconseja ser pacientes y tolerantes, recordar que las suegras también son madres y “deben aprender a desprenderse de sus hijos”.

Y a los hijos, si quieren evitar sufrir y estar contra la pared les recomienda vivir a distancia, nunca en el mismo hogar o cerca para desarrollar su independencia. Como segunda sugerencia destaca marcar pautas desde el inicio. “Permitir demasiado les da a entender que deciden sobre la vida de los hijos. Si la acostumbras después es difícil retirar los privilegios”, culmina.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x