Gripe

Además de las creencias sobre antibióticos y vitaminas, muchas personas creen que salir sin abrigo o tomar frío produce gripe. Pero la única forma es haber estado expuesto al virus que la produce. / Thinkstock

3 mitos de la gripe y su vacuna

Se creen muchas cosas, pero la única forma de contagio es haber estado expuesto al virus que la produce

15 de abril de 2015 03:41 pm

GDA

Una de las enfermedades más comunes tiene varias creencias que científicos buscan derribar

La gripe es causada por un virus. Cuando alguien lo tiene puede traspasárselo a otro inhalando gotitas de la tos o a través de un estornudo.

También puede hacerlo si una persona toca algo que contenga el virus y luego se toque la nariz, los ojos o la boca, según asegura la Biblioteca Nacional de Salud de Estados Unidos.

Para derribar estos mitos, médicos, científicos y organismos de salud de diferentes partes del mundo se encuentran derribando mitos acerca de la enfermedad y de los efectos que produce su vacunación.

Entre algunos de estas creencias que los expertos tratan de desmitificar existe la suposición de que no existe ningún riesgo de padecer gripe en caso de recibir la vacunación, o que el frío es lo que la causa, o que, incluso, hay remedios que tienen un impacto de cura sobre ella.

Antes de que empiece el período de mayor circulación del virus en el país, los médicos consideran apropiado dar a conocer algunas falsedades en torno a una de las enfermedades más tradicionales, que afecta a millones de personas en todo el planeta.

Estos son algunos mitos que muchas personas tienen sobre la inoculación contra esta enfermedad:

#1. "Si uno se vacuna, no se enferma":

Científicos y organismos de salud de Estados Unidos y Reino Unido han divulgado ciertas informaciones que intentan desmitificar algunas creencias.

Muchos creen que por darse la vacuna no hay riesgo de enfermarse. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades del gobierno de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés), la efectividad puede variar por tres motivos. Uno es por las características de la persona a la que se le administra. Cada uno es distinto, ya sea por la edad o estado de salud. También puede ser distinto por la similitud o combinación entre los virus que están incluidos y los que se diseminan efectivamente en la sociedad. Y también puede variar si antes ya recibió la vacuna.

Médicos de este organismo aseguran que esta inoculación puede reducir un 60% el riesgo de reducir la enfermedad, en temporadas donde el virus está en circulación.

#2."Los antibióticos curan la gripe". 

El CDC de Estados Unidos asegura que con antibióticos no se cura la infección ni el contagio de la gripe. Estos remedios se toman para combatir infecciones bacterianas. Y esta enfermedad, que puede ser bronquitis, dolor de garganta, entre otros, se generan por un virus. Lo que más recomiendan los médicos es tomar líquidos, descansar y pedir una sugerencia de medicación al médico.

Por otra parte, hay quienes creen que, al consumir una dosis diaria de vitamina C en frutas o en alguna forma farmacéutica, está previniendo la enfermedad. Sin embargo, por ahora no existe una prueba científica que lo acredite.

Si bien puede ayudar a lograr una dieta sana y rica en minerales y vitaminas, no garantiza que una persona se enferme por gripe. Según publicó el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por su sigla en inglés), en 2007 se hicieron 30 trabajos científicos que incluyeron 11,000 pacientes y concluyeron que no favorecía su prevención.

De todas formas, encontraron que sí podía, de forma "mínima", disminuir su duración.

#3."La gripe no es más que un resfrío fuerte"

Muchas personas creen que salir sin abrigo o tomar frío produce gripe. Pero la única forma es haber estado expuesto al virus que la produce. Los expertos aseguran que es cierto que hay una mayor epidemia de gripe en invierno y eso genera que las personas asocien a las bajas temperaturas con la enfermedad. Sin embargo, esto se debe a que el hecho de permanecer en ambientes cerrados y sin ventilación favorece a la circulación del virus.

Lo que sí causa el frío es vasoconstricción de los capilares nasales (se tapa la nariz), lo que puede afectar los mecanismos de defensa y ayuda a una rápida replicación del virus, siempre y cuando ya lo hubiese contraído. Pero no causar la gripe.

Depende el caso, hay gente que se vacuna y la padece y están los que no. Por eso, los médicos creen necesario derribar algunos mitos.

Una persona puede empezar a sentirse enferma de uno a siete días tras estar en contacto con el virus. Según la Biblioteca de Salud de Estados Unidos, la mayoría de las veces aparece de dos a tres días.

El primer síntoma es sufrir fiebre (de 39ºC a 41ºC) que, en general, los niños tienen más alta que los adultos.

También existen otros síntomas como dolores en el cuerpo, escalofríos, mareos, dolor decabeza, náuseas y vómitos. A los dos y cuatro días de la enfermedad, desaparecen los síntomas anteriores pero aparecen otros como tos seca, estornudo y algún tipo de problema respiratorio.

La mayoría de los síntomas, agrega la biblioteca estadounidense, desaparecen entre el cuatro y siete días, pero la sensación de cansacio puede continuar algunos días más. Los medicamentos que ayudan a bajarla son el paracetamol y el ibuprofeno.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x