Pareja en la cama, y el hombre tiene celulary laptop en mano

Deben eliminar toda la tecnología para estar concentrados. / Shutterstock

5 verdades que descubrirás al vivir con tu media naranja

Varias personas relatan lo que aman o odian de vivir con su pareja

31 de marzo de 2015 07:33 pm

Por: Casandra Boyce

Vivir con tu pareja es una experiencia completamente distinta a salir con él o con ella. Atrás quedaron los días en la cuales ambos se preparaban en sus propios hogares y se encontraban bien vestidos y perfumados listos para irse de party. Ahora, la monotonía del diario vivir, las pijamas más cómodas y menos sexy y las realidades de la vida salen a relucir.

Para bien o para mal, aquí te presentamos las cinco verdades de vivir con tu media naranja:

#1. Decisiones grupales: Érase una vez en la cual tomabas todas las decisiones con relación a tu vida social por tu propia cuenta, sin tener que consultar a nadie. Si a las 8:00 p.m. recibías un mensaje de texto para encontrarte con tus amistades en el pub más cercano, al momento, y sin pensar dos veces, podías responder en la afirmativa. Ahora la realidad es distinta.

En entrevista con INDICEPR.COM un joven casado, quien lleva conviviendo con su esposa por cinco años mencionó que “antes podía salir y hacer lo que quería. Desde que empecé a vivir con mi esposa, las decisiones se toman entre los dos. Si quiero salir, lo consulto con ella”.

Esto de tomar las decisiones entre dos podrá ser difícil al principio, más aún si estás con alguien indeciso. “Cada vez que tomábamos una decisión, ella cambiaba de opinión varias veces”, mencionó con frustración a este medio un joven, quien convivió con su exesposa por siete años.

#2. Las imperfecciones salen a relucir: No es secreto que todos tenemos defectos y que la perfección no existe. Sin embargo, algunos son más despistados, de genio más fuerte o desorganizados que otros. Los que poseen estas cualidades, por lo general, hacen un esfuerzo por disimularlo mientras están en presencia del resto de la población, no obstante, al vivir con alguien descubrirás varias cualidades de tu pareja que no salieron a flote mientras salían.

“Todo lo que no sabías, especialmente acerca de las manías de esa persona salen a relucir. Por ejemplo, mi esposa es bien regona y yo superorganizado. No sabía que su nivel de desorganización era tanto hasta que empecé a vivir con ella. A menudo pierde sus llaves y mueve las cosas de lugar”, mencionó en entrevista con este medio un hombre que lleva dos años de casado.

#3. Compartir espacios: De ahora en adelante TODOS los espacios son compartidos, desde la cama hasta la cocina.  Sin duda, tener a la persona que amas a tu lado es fenomenal, pero compartir un hogar es toda una experiencia. Una joven, quien convive con su esposo, relató: “Mi esposo se mueve mucho mientras duerme. Literalmente, durante la noche hace como si fueses un panqueque, se voltea de frente y luego de espalda a la cama. Al principio, se me hizo difícil dormir porque cada vez que se volteaba me despertaba. También aprendí que tenemos que tener sábanas distintas porque con cualquier jalón uno se queda desarropado”. 

#4. Los gestos se pegan: “Las monerías que uno hace, las palabras que uno suele decir a menudo y los gestos se pegan. De repente, tu pareja dice los mismos chistes y usa las mismas palabras que tú”.

#5. Perfeccionarás el trabajo en equipo: Seguramente, tú y tu pareja decidieron vivir juntos porque se aman y quieren compartir sus vidas juntos, aunque enfrentarán algunos retos descubrirán que la convivencia fluye mejor cuando se apoyan mutuamente y trabajan en equipo. A modo de ejemplo, un entrevistado relató: “Yo tengo una condición de salud y no puedo comer ciertas comidas. Para mí, ha sido una sorpresa la manera en que mi esposa ha hecho un esfuerzo para asegurarse que yo no tenga problemas con mi situación de salud. Todas las mañanas ella se despierta temprano y antes de ir a trabajar ella me prepara las comidas del día según mi condición. Por mi parte, yo sé que ella es despistada y que acostumbra perder las llaves casi todas las mañana. Por eso, por las noches busco sus llaves del auto y las dejo en un lugar visible para que ella no tenga problemas al salir. Ella todavía no sabe que soy yo el que las coloco ahí”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x