Bebé

Asegúrate de llevar a tu hijo a sus citas con el pediatra. / Suministrada / Shutterstock

Ningún niño ha nacido con un manual de crianza

Karla Aimar habla sobre la importancia de orientarse antes de tomar cualquier decisión

08 de febrero de 2015 07:00 pm

Karla Aimar | [email protected]

Durante mi corto-pero válido- transcurso como mamá he aprendido muchas cosas que me han hecho crecer y ver la vida de otra forma.

Creo que cada madre y padre tiene derecho de criar a sus hijos a su manera, siempre y cuando no pongan en peligro su vida ni los afecte en su desarrollo.

Recuerdo que cuando estaba embarazada recurrí muchas veces a Google para encontrar respuestas inmediatas, cosa que me daba muchísimo estrés pues ahí cualquier síntoma es sinónimo de aborto y terminaba en la oficina de mi ginecólogo innecesariamente (moraleja: antes de acudir a Google, mejor ve al doctor).  Era algo así: “Google search: molestia en la pelvis, embarazada | Search results: WARNING. Abortion symptoms…”

Bueno, lo cierto es que cada búsqueda infructuosa me enseñó mucho, como por ejemplo, que todas las mujeres somos diferentes y que debo mantener calma. También aprendí a diferenciar a las mamás histéricas de las mamás normales y de las que todo les da igual.

Para ese tiempo me pasaba leyendo sobre bacterias y cosas que podrían enfermar a los bebés. Simplemente quería saber. Estaba entre medio de la generación que crió a sus hijos jugando en la tierra y la de las mamás que estornudan y les sale hand sanitizer por la naríz, y yo no quería ser ningún extremo.

Consulté varias cosas con mi esposo, entre ellas si le íbamos a dar besitos “de piquito” a la nena (solo papá y mamá) y cuándo sería el tiempo apropiado para que nuestra perra tuviera contacto con ella. Kiss

Tomamos nuestras decisiones luego de haber leído y consultado, y aún nos encontramos con personas que están en desacuerdo y exponen sus puntos de vista que respetamos mucho aunque no coincidamos con ellos.

Por si acaso, las respuestas a los dos ejemplos que di son: sí y después de los 4 meses pero no dejamos que le pase la lengua por la cara ni las manos (créanme, yo he visto las cosas que esa perra se come).

Tenemos una hija saludable que está creciendo muy bien, por lo tanto nuestras decisiones no le han afectado negativamente. El día que alguna acción de nosotros le haga daño la modificaremos inmediatamente.  Me parece que eso es lo más importante. Tomar decisiones como padres y ser firmes, pero no tercos.

Si algo está mal, se acepta y se deja de hacer. Como mil veces hemos escuchado: “Los hijos no nacen con un manual”. Tampoco creo que tenemos que hacer las cosas solo porque los demás las hacen ni aventurarnos a experimentar algo que nadie ha hecho nunca.

Debemos orientarnos más allá de Google, please. Los hijos tienen pediatras, acudamos a ellos. Yo soy madre primeriza y cada vez que siento vergüenza de  aclarar una duda recuerdo que “no hay pregunta más estúpida que la que no se hace”.

Ps- Hay muchos libros excelentes que te pueden ayudar a aclarar dudas antes y después del embarazo. 

¡Feliz domingo! 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x