Hombre

El acoso rara vez es denunciado por los hombres. / Shutterstock

A ellos también los acosan

95% de las agresoras son mujeres conocidas del acosado

01 de febrero de 2015 04:05 pm

GDA

El machismo que impera en asuntos de cama proyecta la premisa de que si un señor no cede a las insinuaciones sexuales de una mujer es por que le falta hombría.

En ese escenario, el acoso sexual hacia los varones suele quedarse en una anécdota risible; es más, muchos de los afectados la celebran y guardan como un estúpido galardón. Hace rato, sin embargo, estos episodios dejaron de clasificarse como eventos aislados.

SI TE INTERESA: VÍDEO: Pítale a tu madre

Esta semana, la Asociación Americana de Psicólogos publicó un estudio de la Universidad de Missouri que demuestra que la coacción sexual "es un problema generalizado que pocas veces se analiza", y que rara vez es denunciado por los hombres, que no quieren cargar con la vergüenza de ser tildados de asta frágil.

El 95% de las agresoras son mujeres próximas o conocidas del acosado, que a lo mejor piensan que el equipaje de los machos está diseñado para actuar sin reparo cuando ellas se ofrecen o lo exigen. Y no es que las mujeres extendamos la red de la seducción y los arrumacos para atraerlos, nada de eso.

Resulta que la tercera parte de los encuestados para el estudio fueron arrinconados bajo las sábanas con amenazas verbales, la cuarta parte de ellos a punta de violencia y el 10% después de que las ganosas malvadas lograron el polvo al ponerlos bajo el efecto del alcohol y las drogas.

SI TE INTERESA: 5 cosas que preocupan a los hombres en la cama

El 38% de quienes dicen ser víctimas de acoso aseguran que acabaron permitiendo que una mujer les practicara sexo oral, agobiados y hastiados con sus súplicas insistentes.

Como ya imagino que muchos de ustedes leen esto con una ligera sonrisa de incredulidad, debo advertirles que tengan cuidado, pues la autora del dichoso estudio, Bryana H. French, asegura que el fenómeno es más común de lo que se cree, pero que los prejuicios, estigmas y el temor a ver cuestionada su masculinidad hace que ellos sufran en silencio.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x