Papa Francisco

AP

Papa Francisco llega a Sri Lanka

El líder religioso comenzó su gira por Asia

13 de enero de 2015 06:54 am

Por: Krisahn Francis y Nicole Winfield / AP | COLOMBO, Sri Lanka

El Papa Francisco llegó el martes a Sri Lanka para la primera etapa de una gira de una semana por Asia, diciendo que la nación isleña no podrá recuperarse totalmente de las heridas de una guerra civil entre etnias de un cuarto de siglo sin conocer la verdad sobre las injusticias cometidas.

Aunque Francisco no se refirió de forma específica a la negativa de Sri Lanka a cooperar con una investigación de Naciones Unidas sobre supuestos crímenes de guerra cometidos en los últimos meses del conflicto, dijo que la reconciliación tras tanto derramamiento de sangre "solo puede hacerse superando el mal con el bien, y cultivando esas virtudes que fomentan la reconciliación, la solidaridad y la paz".

Un informe de la ONU de 2011 dijo que unos 40.000 civiles tamiles podrían haber sido asesinados, y que ambos bandos cometieron serias violaciones de los derechos humanos.

"El proceso de curación también tiene que incluir la búsqueda de la verdad, no para abrir viejas heridas sino como un medio necesario para promover la justicia, la reconciliación y la unidad", dijo.

El papa, de 78 años, ofreció su discurso en la terminal del aeropuerto internacional de Colombo donde, bajo un cielo soleado, fue recibido por el nuevo presidente del país, Maithripala Sirisena, que juró su cargo el pasado viernes tras una inesperada victoria electoral. El cardenal Malcolm Ranjith y otros líderes de la iglesia estuvieron también presentes.

El pontífice tuvo una colorida recepción, con percusionistas tradicionales y bailarines de las etnias cingalesa y tamil, y un coro de niños interpretando una canción de bienvenida en las dos lenguas de Sri Lanka — además de inglés e italiano.

El grupo rebelde Tigres Tamiles combatieron durante 25 años en una guerra para reclamar la independencia de la nación tamil tras décadas percibiendo discriminación por parte del gobierno, dominado por la mayoría cingalesa. Las estimaciones de la ONU sugieren que entre 80,000 y 100,000 personas fueron asesinadas durante el conflicto, aunque otros informes apuntan que la cifra podría ser mucho mayor.

Los tamiles siguen reclamando discriminación, y activistas de derechos dijeron que el gobierno no es serio sobre la investigación de los abusos cometidos por sus propias fuerzas, que están acusadas de atacar hospitales y bloquear el acceso a alimentos y medicinas. El informe de la ONU, por su parte, señala que los rebeldes fueron acusados de reclutar a niños soldado y utilizar a civiles como escudos humanos.

El papa llega al país días después de que el presidente durante muchos años, Mahinda Rajapaksa, perdiese sorprendentemente una elección que él mismo había convocado. El ganador, Sirisena, desertó del partido en el poder en noviembre en un movimiento sorpresa y ganó los comicios aprovechándose de la impopularidad de Rajapaksa entre las minorías étnicas y religiosas.

En su discurso previo a las palabras de Francisco, Sirisena dijo que su gobierno busca promover la "paz y la amistad entre nuestra gente tras superar un cruel conflicto terrorista".

"Somos gente que cree en la tolerancia religiosa y en la coexistencia basada en una herencia de siglos de antigüedad", señaló.

Francisco tiene un ajetreado primer día de visita, que incluye un encuentro con los obispos del país y, más tarde, con representantes de los principales grupos religiosos del país.

Dos elefantes con elaboradas decoraciones, con dos jinetes que parecían aburridos encima de ellos, esperaban en la carretera que sale del aeropuerto, que estaba llena de escolares ondeando banderas amarillas y blancas de la Santa Sede.

Se espera que Francisco pida una mayor armonía y diálogo entre los budistas, hindúes, musulmanes y católicos de la nación isleña en medio de un aumento de la violencia contra los musulmanes a manos de budistas fundamentalistas.

Los cingaleses son en su mayoría budistas mientras los tamiles son mayoritariamente hindúes. Los católicos representan menos del 7 por ciento de los 20 millones de habitantes del país, pero la iglesia tiene fieles de las dos etnias y se ve a sí misma como una sólida fuente de unidad nacional.

El miércoles, Francisco canonizará al primer santo de Sri Lanka, el reverendo Joseph Vaz, un misionero del siglo XVII al que se le atribuye la reactivación de la fe católica tanto entre cingaleses y como entre tamiles en medio de la persecución de los gobernantes coloniales holandeses, que eran calvinistas.

Más tarde ese día volará a territorio tamil para rezar en un santuario venerado por fieles de las dos etnias.

El sumo pontífice visitará Filipinas el jueves, el mayor país católico de Asia y el tercero más grande del mundo, en la segunda y última etapa de su gira.

Allí confortará a las víctimas del devastador tifón de 2013 Haiyan, que dejó más de 7.300 muertos o desaparecidos, unos 4 millones de desplazados y convirtió una región enormemente poblada en un páramo.

Se espera que millones de filipinos acudan a los actos que hay previstos, probablemente superando el récord de 5 millones de fieles congregados en la última visita papal, a cargo de san Juan Pablo II en 1995. Se espera que Francisco aborde temas relacionados con la familia, la pobreza y el medio ambiente.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x