Barack Obama

AP

Obama se reunirá con el Congreso

Conoce los detalles aquí

12 de enero de 2015 08:57 am

Por: Nancy Benac / AP | Washington

El presidente Barack Obama casi nunca llama, pero cuando lo hace es para tratar asuntos importantes. Es su estilo con los principales legisladores demócratas en el Capitolio.

Con los republicanos, la química es mucho menor y los líderes legislativos de esa corriente política tampoco tienen gran inclinación a hacer buenas migas con el mandatario.

Obama se reunirá el martes con ocho legisladores de alto rango —cuatro de cada partido— en la Casa Blanca, pero hay pocas expectativas de que sea el preludio de una nueva era de cortesía y cooperación.

Los líderes republicanos irán a la Casa Blanca molestos con las recientes amenazas de veto de Obama y la adopción unilateral de políticas por parte del mandatario.

Los demócratas, que ahora son minoría en ambas cámaras legislativas, serán menos determinantes.

La Casa Blanca ha desestimado cualquier viso de que la reunión sea el inicio de una nueva campaña para cortejar al Congreso.

"Para quienes gustan de oír las conversaciones a través de las paredes, les digo que no deben esperar muchas risas", señaló Jim Manley, ex colaborador del líder demócrata en el Senado, Harry Reid, de Nevada. "No es el grupo de personas más graciosas que puedas reunir".

Tres consideraciones sobre la relación de Obama con los líderes republicanos y demócratas en el Congreso y sus repercusiones.

#1. Ausencia de compaginación

Aunque Obama fue senador de Illinois cuatro años antes de convertirse en presidente, jamás ha tenido una relación sólida con los miembros del Congreso.

Los legisladores de ambos partidos se han quejado durante años de que la Casa Blanca de Obama no tiene mucha comunicación con ellos o que incluso presta poca atención a detalles pequeños como enviarles boletos para recorridos por la residencia presidencial o tarjetas de Navidad.

"Esa falta de comunicación ha sido una constante durante la presidencia de Obama", dijo el ex representante republicano Steve LaTourette, de Ohio.

#2. Las relaciones importan...

La confianza y la buena voluntad lubrican el proceso legislativo y cualquier negociación entre el Capitolio y la Casa Blanca.

Es posible concertar acuerdos sin estas situaciones pero es mucho más difícil.

Nancy Pelosi, de California, la principal demócrata en la Cámara de Representantes, asegura que Obama ha hecho de más para construir vínculos positivos con el Partido Republicano.

"El presidente siempre ha tendido una mano amiga", agregó. "Algunos dicen que ha exagerado".

#3...Pero quiza no tanto

Siempre es agradable una buena relación, pero voces tanto del Congreso como de la Casa Blanca, advierten en contra de darle demasiada importancia a que será el resultado.

"A mucha gente le queda claro las personalidades y el entorno", dijo el senador republicano Bob Corker, de Tennessee. "A pesar de lo que piensen los estadounidenses, hay muchos adultos aquí que entienden que al margen de nuestro parecer personal sobre una situación, tenemos que hacer un trabajo".

Obama mismo es de este parecer.

La pasada primavera boreal, el presidente puso de relieve las fallidas conversaciones presupuestarias de 2011 y aquel partido de golf tristemente célebre.

"El presidente de la Cámara de Representantes, Boehner, me agrada en lo personal, y cuando fuimos a jugar golf lo pasamos muy bien. Pero eso no se tradujo en acuerdo alguno".

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x